¿Cuánto pierden las empresas por ataques a sus llamadas telefónicas?

Implementan en Colombia un “Firewall” para evitar que hackéen sus comunicaciones telefónicas.

Telefonía

El fraude a la telefonía IP representa una amenaza importante, tanto para las empresas como para los proveedores de servicios de comunicaciones.

Archivo particular

POR:
Portafolio
abril 26 de 2019 - 12:53 p.m.
2019-04-26

Los ataques cibernéticos produjeron en 2015 pérdidas hasta por 38 mil millones de dólares en el mundo, un 140% más que en 2002 y gran parte de esto ocurrió porque los hackers cada vez utilizan técnicas más avanzadas, bots y algoritmos para violar los sistemas de seguridad empresariales; pero ¿había pensado usted si era necesario proteger también las llamadas telefónicas? La respuesta de los expertos es sí.

(Claves para hacerle frente a la amenaza de los ciberataques). 

Mario Pedraza, director de I+D de Lavenir, firma de consultoría y soluciones TIC con más de 7 años de experiencia, enumera las 3 razones por las que una empresa, pequeña, mediana o grande, debe considerar establecer parámetros de seguridad sobre las comunicaciones telefónicas de voz sobre tecnología IP, dado el incremento constante de los riesgos informáticos:

- Ofrecer confiabilidad en las comunicaciones, blindándolas para que no puedan ser escuchadas por personas no autorizadas.

- Proteger ataques indeseados que repercuten en fraude y hacen que las empresas tengan que pagar por servicios que no han usado o contratado directamente.

- Ofrecer integridad de la información, al no permitir el robo de datos de usuarios o clientes, que luego pueden ser usados para actos ilícitos.

El fraude a la telefonía IP representa una amenaza importante, tanto para las empresas como para los proveedores de servicios de comunicaciones. Una realizada en 2015 por la Asociación de Control de Fraude en las Comunicaciones (CFCA, por sus siglas en inglés) estima que la pérdida global por fraude de telecomunicaciones es de USD $38.1 mil millones por año. Una buena parte de esta cifra, alrededor de $3.5 mil millones de dólares, se atribuye al robo de servicio del sistema de comunicaciones unificadas IP-PBX.

(El secuestro de información desangra a las empresas del país). 


En el caso de Colombia, grandes empresas de telecomunicaciones (con servicios de voz IP, internet y tv) pierden de 1.000 a 2.000 millones de pesos al año
por demandas interpuestas en su contra por parte de clientes víctimas del hackeo a sus líneas corporativas.

“Muchas veces los sistemas de telefónica son vulnerables y permiten a un atacante tener acceso a datos sensibles de una línea de voz por internet y realizar llamadas a números sin que el usuario sea consciente, y todo esto puede ocurrir si no se tienen en cuenta mejores prácticas para asegurar la infraestructura de voz IP, de allí la necesidad de establecer una política de seguridad clara en la empresa, enfocada en cuidar todos los activos, ahorrando miles de dólares, protegiendo la reputación y conservando la relación con los clientes”, refiere Pedraza.

ASÍ FUNCIONA 

Los teléfonos de voz sobre IP son diferentes a los analógicos que aún existen, aunque funcionen de manera similar, pues usan internet y tecnología en la nube para enviar datos como mensajes y llamadas de voz. Este método cobra cada vez más popularidad, ya que resulta ser una solución más económica y versátil para conectar múltiples personas en diferentes partes del mundo con una estabilidad y calidad superior.

Una “Firewall” o barrera de cortafuegos puede ser instalada en los sistemas de voz de una compañía, para garantizar la seguridad en sus comunicaciones; este proceso puede tomar solo 10 días, con soluciones en nube ofrecidas por empresas como Lavenir, pero aunque suene sencillo, debe estar en manos de expertos, pues implementar soluciones con las mejores prácticas del mercado requiere experiencia.

Los firewalls aplicados a los sistemas informáticos que controlan las llamadas telefónicas (conocidos como SBC, de session border controller por sus siglas en inglés) protegen toda la red de la oficina, resguardando la infraestructura de los servicios de voz o plantas telefónicas antes que cualquiera pueda aprovechar las vulnerabilidades del sistema de telefonía.

Siga bajando para encontrar más contenido