close
close

Tendencias

E-commerces propios, competencia para las aplicaciones de domicilios

Estudio de Kantar revela que en Colombia, el e-commerce creció de 8,8 % a 12,4 % en participación de ventas de consumo masivo a raíz de la pandemia.

E-commerce

Los e-commerce propios se han convertido en una tendencia ya que no pierden hasta el 30% de la ganancia de la empresa ni tercerizan la relación final con el cliente.

Archivo particular

POR:
Portafolio
octubre 06 de 2020 - 06:50 p. m.
2020-10-06

Pedir una lata de atún al supermercado o un medicamento a la farmacia nunca había sido tan fácil como lo es ahora, gracias al desarrollo tecnológico en el mundo y la creciente incursión del comercio electrónico en la dinámica operacional de las empresas.

(Fiebre de comercio online se tomó a la región por el miedo al contagio). 

Y es que si bien hace unos años, muchas compañías se rehusaban a entrar en el universo digital, con el coronavirus todo esto cambió: El distanciamiento social disparó las compras de los usuarios por los canales online y con ello, el comercio electrónico se convirtió en una urgencia de las empresas, en especial de aquellas que manejan grandes volúmenes, tales como supermercados y droguerías.

En Colombia, esta dinámica irrumpió en la estrategia de operaciones y obligó a las compañías a trabajar desde las aplicaciones de domicilios o a construir un e-commerce propio para mejorar su competitividad ante las nuevas exigencias del mercado.

Pero, ¿estos dos caminos qué implicaciones trajo para las empresas? De acuerdo con Bruno Ocampo, CEO de Mi Águila, compañía de logística y transporte de base tecnológica, trabajar con las ‘apps’ de domicilios, así como con e-commerce propios, genera una serie de ventajas y desventajas que repercuten en el posicionamiento de la marca y la relación con el cliente.

Por ejemplo, quienes optan por las ‘apps’ pueden generar procesos de venta online más rápidos, pero corren el riesgo de perder cerca del 30% de la ganancia, de descuidar la relación con el cliente y de que al final del día, los aplicativos dejen la empresa fuera de la ecuación, debido a que pierden el control directo de la venta.

“Si bien las aplicaciones de domicilios han entendido las necesidades puntuales que aquejan a las compañías, lo cierto es que las desventajas de su sistema le ha abierto la puerta a los e-commerces propios, un modelo creciente en el mercado colombiano y que hoy ya han adoptado reconocidas empresas como Tiendas D1”, cuenta Ocampo.

Sin embargo, ¿a qué obedece su crecimiento? Las empresas colombianas, así como otras en el mundo, están entendiendo que los e-commerce propios les permite tener una trazabilidad de su negocio, comprender con datos el comportamiento de sus usuarios y depender menos de terceros (domicilios). Esta es la razón por la que gigantes como Shopify han crecido hasta tres veces durante la pandemia, revalorizando sus acciones en un 137% y compitiendo con grandes jugadores del e-commerce mundial como Amazon.

Pero, ¿qué hay del tema en Colombia? Una de las empresas que lleva la delantera creando soluciones de esta naturaleza es Mi Águila, quien gracias a su experiencia de seis años en la generación de desarrollos logísticos, tecnológicos y de movilidad, creó recientemente una línea de desarrollo que le ayuda a las empresas a construir su propio canal de venta online y le facilita a estas el servicio de operación logística, a través de su extensa flota de vehículos.

Se trata de una solución de 360 grados que está dirigida a cadenas de supermercados y farmacias, y que integra en un mismo servicio un e-commerce o aplicativo de compra en línea propio, una aplicación para pickers o gestión de órdenes, una herramienta para conductores o responsables de entrega y un sistema de monitoreo que controla la operación desde una torre de control.

Para Ocampo, este es el resultado de años de trabajo, donde a través de una estrategia conjunta de tecnología y logística, “
Mi Águila resuelve los grandes dolores de cabeza de las compañías colombianas en materia de comercio electrónico”. Tal es el caso de Tiendas D1, empresa que confió en esta nueva línea de desarrollo para lanzarse al mundo digital e incursionar en el universo creciente del e-commerce.

Según un estudio de la consultora Kantar, en Colombia, a raíz de la pandemia, el comercio electrónico creció de 8,8 % a 12, 4 % en participación de ventas de consumo masivo.


Destacados

  • TENDENCIAS
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido