El bolsillo, víctima en guerra del ‘streaming’

La creación de más plataformas ya está saturando a los clientes. 

Televisión

Algunos expertos en el sector ya empiezan a estimar que en este nuevo segmento ocurrirá lo mismo que en el cable: la gente lo paga y no lo usa.

iStock

POR:
Portafolio
octubre 30 de 2019 - 06:14 p.m.
2019-10-30

Mery Montenegro saca la calculadora: a su presupuesto de casi US$1.500 anuales entre TV por cable y suscripciones a Netflix, Hulu y Amazon, tiene que sumar ahora Disney+ pensando en sus dos niñas. Victoria, la mayor de seis años, “pregunta todos los días cuándo sale” esta nueva plataforma que ofrecerá un gran catálogo de películas y series de sus estudios.

La respuesta es el 12 de noviembre: Mery, que trabaja en una agencia de publicidad en Washington, lo tiene muy claro. Ese día empieza a pagar US$6,99 mensuales más.

(Industria musical, con buena salud y a ritmo de streaming). 

Disney+, HBO Max (AT&T), Peacock (Comcast), Apple TV+ y la plataforma de videos cortos, Quibi: nuevos actores en esta guerra que arreciará el mercado internacional, pues los ususarios ya prefieren invertir más en streaming que en cable.

“Va a tener un gran impacto en el presupuesto de la gente”, dijo Tom Nunan, productor de cine, ganador de un Óscar y profesor de la Escuela de Teatro, Cine y Televisión de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA). “No creo que haya suficiente espacio para relaciones de suscripción con todos”.

En una encuesta de la firma Deloitte, publicada en marzo, el 69% de los consultados respondió que tenía al menos una suscripción de streaming, mientras que el 65% dijo que tenía cable. Un 43% indicó que tenía ambas: en este grupo se ubica Mery, de 36 años, pero no por gusto. Paga unos US$90 por el cable para “casi no usarlo”, salvo las noticias o algún juego de béisbol. “Pero es lo único que llega a mi casa y pagar solo un plan de internet es más caro”.

A esos US$90, suma US$5,99 por Hulu, la suscripción más económica con comerciales, y US$16 por Netflix, que considera totalmente fundamental: “Lo uso en el metro cuando voy al trabajo, para cocinar, para ver algo en la casa”.

Por Amazon paga los US$12,99 que cuesta la afiliación al programa Prime del gigante del comercio electrónico, que incluye el servicio streaming. Le sirve también para alquilar películas porque prefiere trasladar el cine a casa, con una copa de vino mientras las niñas duermen. Eso da US$124,98, a los que se le sumarán US$6,99 por Disney+. Total: US$131,97 al mes; US$1.583,64 anuales.

LA IRONÍA DEL CABLE 

Mery puso el freno allí, no quiere dejar el sueldo en suscripciones, pero las opciones de streaming son prácticamente ilimitadas. Desde YouTube, que tiene una versión Premium por US$11,99, hasta plataformas para los amantes de Broadway o la lucha libre, pasando por las ligas de todos los deportes profesionales con distintos paquetes para los fanáticos.

El diario Los Angeles Times contó 40 opciones de streaming, que en total costarían US$353,43 mensuales, pero el informe de Deloitte menciona hasta 300 servicios de video streaming.

Casi la mitad de los encuestados (47%) “expresó frustración por el creciente número de suscripciones” que hace “más difícil encontrar contenidos”. “Al comienzo no era difícil decidir, había dos streamers: Netflix o Amazon”, recordó Nunan. “Pero no creo que el usuario promedio se afilie a seis o siete”.

Gene Del Vecchio, profesor de mercadeo en la Universidad del Sur de California (USC) con énfasis en entretenimiento, estimó que los usuarios terminarán con la misma queja que hoy los lleva a cortar el cable: mucho dinero por un montón de programas que no ven. “Lo que puede pasar es que busquen un menú ‘à la carte’, programas individuales sin tener que pagar por todo lo demás”, indicó. Amazon ya permite comprar capítulos o temporadas, sin estar suscrito a Prime Video.

Del Vecchio estima además que las tarifas de los subirán en la próxima década para poder financiar la producción original y que buscarán poner fin a aquella máxima de una cuenta para varios familiares y amigos, tratando de conquistar nuevos usuarios dispuestos a pagar. Otra estrategia, de nuevo, muy parecida a la del cable, será ofrecer contratos anuales con descuento. Disney+ ya lo hace al igual que Amazon. “Es irónico que tendremos algo igual a la industria del cable de nuevo”, destacó.

AFP

Siga bajando para encontrar más contenido