El efecto del nuevo bebé real en cifras

Archie Harrison Mountbatten-Windsor ya rompe récords. 

Bebé

El príncipe Enrique y Meghan, duquesa de Sussex, posan junto a su recién nacido en Windsor (Reino Unido).

EFE

POR:
Portafolio
mayo 09 de 2019 - 10:36 p.m.
2019-05-09

Si vamos a creerle a la exuberante prensa británica, a solo unos días de nacido, Archie Harrison Mountbatten-Windsor o ‘Bebé Sussex’, como es más conocido, el hijo del Príncipe Harry y la exactriz americana Meghan Markle, es ya un símbolo de la modernización de la familia real británica y de una sociedad más tolerante y abierta. Además, es ya un bebé muy rico.

Su nacimiento, uno de los más ansiosamente anticipados del mundo, ha sido recibido con mucha alegría a lo largo del país y como un indulto en la interminable rutina diaria de agitación política que el país vive alrededor de la separación de Gran Bretaña de la Unión Europea, conocida como Brexit.

Los siguientes son datos claves sobre el nuevo miembro de la monarquía británica que, a las pocas horas de ingresar al mundo y pese a los fieros intentos de sus padres para mantener su nacimiento en privado y para protegerlo de los largos lentes de los fotógrafos paparazzi, ya encabeza las listas de popularidad y enfrenta intensa atención pública y el escrutinio de la prensa:

- Es el primer niño real multirracial en la historia británica reciente y es elegible para la doble ciudadanía británica y estadounidense.

- El anuncio de su nacimiento publicado por sus padres en Instagram rompió un nuevo récord en el libro de Guinness cuando pasó un millón de ‘me gusta’ en menos de una hora y ahora tiene más de 2,7 millones.

Meghan y Harry ya habían logrado un primer récord cuando la cuenta de Instagram, @sussexroyal, obtuvo más de un millón de seguidores en las seis horas posteriores al lanzamiento.

- El octavo bisnieto de la Reina Isabel pesó 7 libras, 3 onzas al nacer en una clínica de maternidad de lujo en Londres que, según el diario The Sun, “cuesta 20.000 libras esterlinas, ofrece cunas de cuatro postes, champaña a la carta y una comida de celebración con langosta”.

- Su nombre, que había sido mantenido en secreto y fue revelado dos días después del nacimiento cuando fue presentado por primera vez al público, dio lugar a especulación intensa y apuestas con probabilidades de 5 a 1 por ‘Arthur’. De hecho, se ha informado que las apuestas relacionadas con el bebé totalizaron 1,3 millones de dólares.

- Bebé Archie será conocido como el Conde de Dumbarton, un título concedido a Harry por su abuela, la reina Isabel II, la mañana de su boda el año pasado. Un día heredará el título de Duque de Sussex. A menos de que la reina, usando su prerrogativa, le otorgue inesperadamente el título, el bebé no será un príncipe porque está muy abajo en la línea de sucesión detrás de sus primos George, Charlotte y Louis, hijos de Kate Middleton y el Príncipe William. En séptimo lugar, sus posibilidades de acceder al trono son casi nulas.

- Respecto al dinero, el valor de la familia real está calculado en unos 88.000 millones de dólares gracias a activos como las joyas de la corona y el poder económico que ejercen en el turismo y la moda.

“Sus padres no están sufriendo por falta de dinero”, escribe Money. “Cuando Meghan Markle entró a la familia real el año pasado, su patrimonio neto fue calculado en 5 millones de dólares. Por otro lado, se cree que el del Prince Harry oscila entre 25 y 40 millones de dólares”. La monarquía contribuye con casi 1.800 millones de libras a la economía de Gran Bretaña. Su impacto económico para la industria de los medios de comunicación que cubren incansablemente a cada uno de sus miembros se estima en 50 millones de libras al año.

- En cuanto al valor de Archie Harrison Mountbatten-Windsor, The Mirror escribe que el bebé de tres días ya es “un niño muy, muy rico”.

Probablemente la mejor manera de calcular su presente y futuro efecto económico es mirar a sus primos Cambridge: se calcula que la cantidad generada para la economía británica por el nacimiento del Príncipe Louis el año pasado fue de 125 millones de dólares. “Sus hermanos, George y Charlotte, han producido 3,6 mil y 5 mil millones respectivamente, y ninguno ha cumplido seis años todavía.

- Considerando que el bebé tiene lazos no solo con el Reino Unido sino con los Estados Unidos, donde sus fanáticos ya se cuentan por millones, se prevé que su efecto podría aumentar el gasto en productos para bebés y artículos conmemorativos en alrededor de 1,5 mil millones de dólares.

Se espera que como con sus primos, cada prenda en que lo vistan, cada cobija en que lo envuelvan o botines que le pongan, van a ser vendidos en los almacenes y a agotarse en los pedidos por internet, casi inmediatamente.

- “No hay duda de que el Reino Unido verá un aumento en el número de turistas y visitantes como resultado directo del nacimiento del bebé real”, dijo el director de Brand Finance. “Más allá del turismo, no podemos ignorar el buen efecto de estas noticias, especialmente en un momento de depresión nacional generalizada debido al Brexit. Esto es motivo de celebración, que sin duda aumentará el gasto en bares, restaurantes, tiendas de recuerdos y museos”.

Cecilia Rodríguez
Especial para Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido