'El Gobierno Duque ha exagerado el impacto del paro'

Analista no cree que se extienda más allá de este jueves 21 de noviembre.

Iván Duque

El presidente Iván Duque en su nuevo programa 'Conéctate con Duque' con algunos de sus ministros.

Foto: Presidencia de la República

POR:
Portafolio
noviembre 20 de 2019 - 10:12 a.m.
2019-11-20

Claudia Navas, analista de la agencia de riesgos Control Risk para la región Andina, asegura que el paro nacional de este jueves 21 de noviembre es de origen doméstico y que el gobierno se ha equivocado en su manejo y lo ha alimentado con más polarización.

Lea: (El paro que pone a prueba el mandato de Duque)

¿Qué similitud hay entre el paro del jueves y las protestas en otros países de la región?

Vemos sindicatos y organizaciones de trabajadores que han sido voceros de protesta social históricamente. Han aprendido mucho de cómo hacer llegar sus demandas al Gobierno manteniendo el control de sus filas. Lo único que buscan son sus intereses y no les interesa que sean infiltrados por grupos violentos.

Otros son los estudiantes con reclamos en educación, falta de inversión y que alegan incumplimientos del Gobierno. Han seguido en las calles y se han dado cuenta que la protesta es un medio eficaz para hacer valer estos derechos.

Lea: (Militares patrullan calles de Bogotá horas antes del paro)

¿A estos grupos les interesa la violencia?

No, pero seguramente van a haber infiltrados que van a realizar vandalismo, sobre todo en las zonas del centro y de bloqueos en otras partes de la ciudad.

Lea: (Las medidas del Gobierno para el paro, incluido el toque de queda)

¿Se extenderá el paro como en Chile, por ejemplo?

Creemos que no va a llegar más allá de lo que es este 21 de noviembre. No vemos indicios de logística o despliegue operativo por parte de quienes lideran la protesta para mantenerla por más días, como sí sucedió en otros países.

En este caso es más difusa la agenda de lo que ha sido en otros países como Ecuador o Bolivia y eso hace más difícil mantener la capacidad de protesta más allá del 21.

¿Ha exagerado el Gobierno el impacto de la protesta?

Totalmente. Incluso ha alimentado la polarización y el sentimiento aún más de rechazo de quienes quieren salir a las calles. Ha habido declaraciones desmedidas, estigmatizando la protestas social. Desde el Gobierno se ha tratado, como lo han hecho otros gobiernos de la región sin tener éxito, decir que es culpa de un agente externo, como Venezuela, por ejemplo.

Pero nosotros vemos claro que en este caso lo que se trata es de un descontento doméstico. Demandas legítimas que tienen las personas que protestan y que reflejan las fallas profundas de gobernabilidad que tiene el presidente Duque y que no ha dado señales contundentes de corregir. Más aún cuando tenía la oportunidad de corregir el gabinete, mostrar una intención de darle otro rumbo a su agenda y este no ha sido el caso. La falta de credibilidad y de gobernabilidad del Gobierno se convierte en un elemento que va a aumentar la participación de las personas en esta protesta.

¿En qué aspectos se evidencia esa falta de gobernabilidad?

En el tema del bloqueo que ha tenido en el congreso que le ha impedido al Gobierno sacar adelante su visión de la economía naranja. La caída de la ley de financiamiento muestra una tremenda torpeza por parte del Gobierno. También en que en realidad el presidente Iván Duque se ha contradicho respecto a sus promesas de campaña, dijo que iba a reducir el IVA y después intentó extenderlo. También en que hay la percepción que la ley de financiamiento beneficia a las grandes corporaciones. El desempleo está cobrando un costo político muy grande a expensas del crecimiento económico. El mensaje es dónde se está quedando este crecimiento económico.

También se ve que hay una doble moral supremamente dañina para la estabilidad del acuerdo de paz y es decir que vamos a seguir con la reincorporación de combatientes, pero por otro lado intentando darle estocadas como el tema de la JEP al proceso de paz.
Esto genera una incertidumbre, falta de claridad de rumbo sobre hacia dónde va el Gobierno y esto se está reflejando en la protesta.

El Gobierno habla de intervención extranjera en el paro, lo mismo que han dicho en Chile y Bolivia, ¿ustedes lo han detectado?

Es probable, pero esto representa una parte muy mínima de lo que es la protesta social de lo que ha liderado la ciudadanía. Los grupos sociales indígenas, por ejemplo en Ecuador, con la eliminación del subsidio de la gasolina, lograron que se reversara esa decisión.

En Bolivia ha sido el tema del fraude electoral y la decisión de Evo Morales de continuar controlando el país.

Hay diferencias en cada país pero son temas muy domésticos y una intervención extranjera tiene un mínimo efecto si la hay, frente a la masa de protestas que se presentan.

¿Por qué se ve tanto temor en el Gobierno por el paro?

Es difícil decirlo. Creo que es a que se salga de control la situación. El Gobierno no ha tenido una política clara de cómo manejar estas situaciones de protestas y tampoco ha querido bajarle el tono a la conversación.

Creo que tiene que ver más con la intención de ahogar estas expresiones cívicas y estigmatizarlas para dar una sensación de gobernabilidad, credibilidad, lo cual no está siendo efectivo.

¿Cómo cree que será el paro a nivel rural?

En el Cauca, el sentimiento de abandono que tiene esta población frente al tema de seguridad e inversión social y que están siendo dejados a su suerte, además con una fuerte presencia de estos grupos armados.

Allí es posible que la protesta busque alargarse un poco más porque los grupos indígenas tienen toda la intención de hacer escuchar sus demandas frente al Gobierno.


Pedro Miguel Vargas N.
Editor Portafolio.co

Siga bajando para encontrar más contenido