Tendencias

El vino del dragón, la nueva historia de la bebida

China es cuna de las primeras bebidas fermentadas, como la cerveza. En vinos, el gigante oriental conserva una tradición de más de dos mil años.

Vino chinoi

Entre el 2000 y el 2012, la industria de vinos del país asiático creció un 442% después de proclamarse como República Popular en 1949.

iStock

POR:
Portafolio
enero 12 de 2020 - 04:58 p. m.
2020-01-12

Hoy por hoy China es la segunda economía del mundo y el sexto productor de vinos, su plan es acceder al primer puesto como productor y en 2021 ser el primer consumidor de vinos a nivel global.

(Vino mexicano, una industria más allá del tequila). 

Se sabe a ciencia cierta que China es la cuna de las primeras bebidas fermentadas, como la cerveza, con unos 6.000 años de historia, y en materia de vinos una cultura que supera los 2.000 años de existencia, y pese a que la vitis vinifera (uva para producir vino) no es originaria de esta zona, las crónicas de Shiji (el libro de historia mas famoso de la antigüedad) sostienen que en el 126 a.C., El General Zhang Qian, trajo vides desde el imperio Persa de una zona muy cercana al actual Uzbekistán.

La nueva historia del vino chino se está escribiendo hoy, a dos horas en avión desde Beijing, donde se está configurando una de las zonas vitivinícolas mas grandes e importantes del mundo, es la famosa región Autónoma de Ningxia, con su capital Yichuan, situada en el centro-norte del país, en límites con la región autónoma de Mongolia, muy cerca a las arenas del desierto de Gobi, región con casi seis millones de habitantes es la patria natural de la etnia de los Hui, de religión musulmana, que han transformado sus pagodas en mezquitas y que pese a la prohibición coránica de tomar alcohol, son la principal mano de obra de la región.

Este “Burdeos” oriental se ha convertido en el emblema y centro de la viticultura China, así lo constatan inversiones multimillonarias como las hechas por empresas como COFCO (Great Wall), Chandon del grupo de lujo LVMH o Pernod Ricard con su Helan Mountain, además de tener una Universidad dedicada a los estudios relacionados con la producción, marketing y cultura del vino en Asia. Además, hay cerca de 100 bodegas orientadas al turismo del vino, otro de los ejes del gobierno de Xi Jinpig.

(Guerra entre castillos vinícolas franceses). 


Según datos de la OIV (Organización internacional de la viña y el vino) China es el segundo país con mayor cantidad de hectáreas de viñedo plantadas con unas 870.000, en un honroso segundo puesto luego que España, aunque cabe destacar que apenas un 10% de sus uvas son destinadas para la elaboración de vinos, cifra que no es menor pues lo ubican como la sexta potencia mundial como productor de vino, luego de Francia, Italia, España, EEUU y Argentina.

Apenas el 2,9 % de su población consume vino, pero cuando se es un gigante de 1.300 millones de habitantes, la cifra es suficiente para consagrarse como el quinto consumidor de vino en el mudo (17,9 millones de hectolitros).

Y pese a que no existe una cultura desarrollada en materia de vinos como podría darse en los países de la cuenca mediterránea, el gigante asiático desde su revolución cultural y la proclamación de la República popular China en el año de 1949 ha venido creciendo en ese terreno a pasos agigantados. Por ejemplo entre el año 2000 y el año 2012, la industria de vinos creció un 442%, dato que alivia a algunos y alarma a otros.

El gobierno chino identifica varias regiones vitivinícolas que, en realidad, son divisiones administrativas: Provincia de Liaoning, Provincia de Hebei, Provincia de Shandong, Provincia de Gansu, Beijing, Tianjin, Shanxi, Shaanxi, Región Autónoma de Xinjiang, Provincia de Jilin, Región Autónoma de Ningxia Hui, Región Autónoma Interior de Mongolia, Provincia de Yunnan y Provincia de Sichuan.

(Las cuatro mejores opciones de vino para un almuerzo maridaje). 


La variedad de uva mas plantadas en China son la Kyoho con un 44% del viñedo chino, aunque esta es una uva de mesa, en el caso de uvas para hacer vino (vitis vinifera) la principal sería la Cabernet Sauvignon con un 7% de la superficie del viñedo chino, le sigue la variedad Merlot con 1% del viñedo y le sigue la que podríamos llamar la uva emblemática de China conocida como Cabernet Gernischt con 1% del viñedo chino.

Esta variedad se pensó como una adaptación de la Cabernet Franc a suelos asiáticos, pero actualmente su estudio de ADN la ubica como casi idéntica a la uva Carménere. En cuanto a variedades blancas destacan la Longan (uva autóctona) y la internacional Chardonnay.

José Rafael Arango
Especial para Portafolio

Destacados

  • TENDENCIAS
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido