close
close

Entretenimiento

El colombiano amigo de aventuras del multimillonario Richard Branson

Bruno Ocampo ha compartido con el británico varias aventuras. Dice que es un hombre muy sencillo.

Bruno Ocampo

Una de las aventuras más interesantes que compartieron Bruno y Branson: recorrer 2.400 km entre Suiza e Italia.

Archivo particular

POR:
CAMILO HERNÁNDEZ M.
agosto 08 de 2021 - 08:35 a. m.
2021-08-08

Muchos son quienes sueñan con vivir su día a día viajando: contar con un trabajo que se los permita, recorrer el mundo, tener experiencias extremas. De paso, conocer famosos, construir relaciones con ellos, volverse amigos. Pero pocos son quienes están dispuestos al sacrificio de una vida así, a la perseverancia de una vida para divertirse.

Algunos de quienes lo logran se quedan en eso: no aprovechan el potencial de sus existencias para influir, para transformar. Otros, en cambio, detectan la posibilidad y dan un paso más, actúan para cambiar vidas.

Bruno Ocampo es un colombiano, de 37 años, quien ha aprovechado las oportunidades que ha tenido para darles rienda suelta a sus emprendimientos y construir sus negocios, pero también para aportar al cambio social, a mejorar la calidad de vida de los demás.

(Vea: Mi Águila 'cambiará al mundo', el emprendimiento de Bruno Ocampo).

Y sí, se ha topado con famosos, famosos que, como él, le han ayudado a la humanidad con sus avances: ha conversado con Elon Musk y es amigo (sí, como lo lee: tiene una relación cercana) con el multimillonario y filántropo británico Richard Branson, entre otros.

Esta es su historia.

Me llena servir y realizar acciones de alto impacto que trasciendan

COMPARTIR EN TWITTER

CAMBIANDO VIDAS

Bruno nació en Manizales y se describe a sí mismo como un emprendedor, un aventurero y un enamorado de Colombia y del poder del emprendimiento para transformar al país y a América Latina.

Estudió Finanzas en la Zicklin School of Business, del Baruch College, en Nueva York.

(Vea: La guía para que pueda convertirse en un turista espacial).

Entre los 18 y 25 años, trabajó en banca de inversión. Después, se dedicó a emprender y sus primeros proyectos fueron enfocados en emprendimientos de captura de dióxido de carbono.

Edgar Bronfman Jr. fue quien me metió la semilla de la importancia de emprender. Él tiene la compañía Endeavor Global y apoya a emprendedores de alto impacto. De América Latina, apoya a Rappi, Globant, Mercado Libre, Bodytech”, le contó a Portafolio.

Hace 5 años, fundó Mi Águila, su empresa actual y cuyo objetivo es transformar los negocios tradicionales y dotarlos de soluciones tecnológicas y digitales.

Primero, nos enfocamos en el mundo de la movilidad: usar tecnología para movilizar empleados y personas en buses o carros particulares. Ahí confirmamos que la tecnología es un habilitador para empoderar negocios en reinvención y, en el 2019, decidimos trasladar nuestros conocimientos a la logística y lo operativo de todas las empresas”, apuntó.

Bruno Ocampo

Bruno se define como un aventurero y un enamorado de Colombia.

Archivo particular

Su empresa es 100 % virtual y “no afecta la productividad”. Tiene presencia en Colombia, Brasil y México. Y Bruno se la pasa entre esos tres países, Estados Unidos y todo América Latina, literal: “Voy a un país diferente y me la paso un mes allí: conociendo su cultura, su gastronomía, sus fortalezas y necesidades”.

También dedica tiempo de su semana a proyectos de impacto social: tiene una organización sin ánimo de lucro, AidLive.org, enfocada en la niñez y en comunidades vulnerables de Colombia y Venezuela, ayudando a 14.000 familias de forma directa y otras 40.000 de manera indirectamente.

Tenemos un modelo de impacto y trabajamos en pro de la niñez, para que alcancen su potencial. A esto dedico el 95 % de mi tiempo”.

(Vea: Los multimillonarios en carrera por conquistar el espacio).

Y tiene en mente otros proyectos, “de alto impacto y que garanticen el progreso de la región, como uno basado en ‘hyperloop’ para conectar Bogotá y Medellín en 25 minutos.

‘Hyperloop’ ha sido propuesto por Elon Musk y hace referencia, básicamente, a trenes que se mueven dentro de tubos al vacío.

La carrera espacial es un catalizador de nuevas tecnologías

COMPARTIR EN TWITTER

“¿Por qué el interés en trabajos de impacto social?”, se le preguntó a Bruno. “Mi tío y mi abuelo se dedicaron a proyectos sociales y me inculcaron la importancia de tener propósitos y proyectos que vayan más allá de la riqueza personal. Me llena servir y realizar acciones de alto impacto que trasciendan” respondió.

Le gustan los grandes retos, que tengan objetivos globales y específicos, y es defensor de la tecnología como catalizador de progreso.

“En Colombia, los empresarios, desafortunadamente, ven las cosas de forma lineal: ingresos y rentabilidad. Y uno de los roles de los empresarios es ver la foto completa del entorno y cómo ser transformadores del cambio del país”, añadió.

(Vea: Virgin Galactic rifará 2 cupos para viajar al espacio: esto debe hacer).

SU RELACIÓN CON BRANSON

A la Gala Endeavor del 2016, evento anual en el que se celebra el espíritu emprendedor, su amigo Edgar Bronfman Jr. lo invitó.

Ese año, el multimillonario y filántropo Richard Branson iba a ser exaltado. Bruno se sentó, junto con Bronfman Jr., en la misma mesa del británico.

Crucé un par de conversaciones, relativamente breves. Después, su asistente personal me pidió mis datos de contacto”, contó.

(Vea: Banco de Bogotá asesorará emprendimientos sociales y ambientales).

Branson es reconocido por ser el fundador de Virgin Group, un holding empresarial que reúne compañías como Virgin Mobile (telefonía celular), Virgin Atlantic (viajes en avión) y Virgin Galactic (viajes espaciales), entre otras. Según el Índice de multimillonarios de Bloomberg, su patrimonio neto es de 7.800 millones de dólares.

Bruno Ocampo

Bruno y Branson se conocieron en el 2016.

Archivo particular

La Gala Endeavor fue en junio del 2016 y tres meses después, en septiembre, le llegó un correo electrónico: “Bruno, voy para Colombia. En 4 - 5 horas aterrizo. Me encantaría cenar contigo”.

Me tomó por sorpresa, totalmente. Esa noche hablamos y en la cena me invitó a un reto con 20 emprendedores y personas muy interesantes. Consistía en recorrer 2.400 km, entre el monte Zermatt, en Suiza, y el volcán Etna, en Italia. El objetivo era recaudar 2,5 millones de libras (más de 13 mil millones de pesos) para Big Change, una organización sin ánimo de lucro que busca empoderar a entidades que brinden oportunidades de educación a poblaciones vulnerables”.

(Vea: Los platos en 'honor' a políticos que Alejandro Riaño ofrece en su bar).

Fueron 30 días durmiendo juntos, en campamentos, en lugares sin comodidades e interactuando “sin filtro social”.

Antes de llegar al volcán Etna, Branson parecía que no lo lograba y Bruno lo vio, se acercó, tomó su maletín y “empujé por 25 minutos, como un sargento enfocado en el objetivo”.

Ese fue el inicio de una relación que ha tenido muchas aventuras, como cruzar los Alpes franceses. Ha sido un mentor y una fuente de inspiración, para mí es un soñador, y es un soñador con alto nivel de ejecución. Ha logrado lo imposible” comentó.

En el 2019, además, recrearon un libro de Branson en Necker, la isla donde vive el magnate, para enseñarles a algunas personas sobre valores empresariales y cómo construir compañías. Esta misma actividad la realizarán en el 2022.

(Vea: Emprendimiento colombiano recibe reconocimiento de la ONU).

Cada 2 – 3 meses intercambian correos, mensajes y hablan.

Bruno Ocampo

Bruno acompañando a Branson el día del viaje espacial del británico, el 11 de julio del 2021.

Archivo particular

“Él es excéntrico en el mundo de las aventuras, pero también es muy sencillo, amable: trata al CEO de una compañía y a una persona de los tintos de la misma forma. Está muy conectada con lo que pasa a diario, es muy humilde y un gran ejemplo a quien trato de emular”.

Bruno resaltó que la gran habilidad de Branson es delegar.

“Se rodea de líderes y los empodera, les da confianza para que, si cometen errores, se levanten y progresen. Está ahí para apoyar, es un maestro”, lo describió.

También dijo que es aventurero, con un gran sentido del humor y le gustan los deportes: a donde viaja siempre va con su entrenadora personal.

“Es estructurado y se marca un objetivo semanal. Gran parte de su tiempo está enfocado en proyectos con impacto social y se involucra en situaciones que transforman”.

Branson se rodea de líderes y los empodera, les da confianza para que, si cometen errores, se levanten y progresen

COMPARTIR EN TWITTER

El último momento que compartieron fue el viaje espacial que hizo Branson, el pasado 11 de julio. Ese día conoció a Elon Musk, el fundador de Tesla y SpaceX.

“Hablé con él 20 – 30 minutos. Es ejemplo para muchos emprendedores y todos sus proyectos son muy inspiradores (dotar de internet a todo el globo terráqueo y eliminar la dependencia económica mundial del petróleo)”.

Sobre los proyectos de Branson, Jeff Bezos y el propio Musk de ir al espacio, los cuales han sido criticados por diferentes sectores y tildados de ‘caprichos de multimillonarios’, Bruno es defensor.

(Vea: Jeff Bezos y Maluma, entre los nuevos inversionistas de La Haus).

No se puede ver como un capricho, estas personas están financiando innovación, trabajos científicos. La carrera espacial es un catalizador de nuevas tecnologías y la llegada a la Luna fue prueba de ello: tras eso se lanzaron satélites para medir comportamientos globales. Es el inicio de una nueva era y es para proteger la Tierra”, argumentó.

“¿Qué es lo que más valora de su tiempo con Branson?”, se le cuestionó. “Que he ratificado la importancia de trabajar, en todo, con pasión y determinación. Si seguimos haciendo lo mismo, no conseguimos nada”, concluyó.

CAMILO HERNÁNDEZ M.
Portafolio
En Twitter: @CamHerM

Destacados

  • TENDENCIAS
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido