Claves para que pequeñas y medianas empresas hagan frente a la crisis

Capacidad de planificación y resiliencia, una de las estrategias para afrontar la situación actual. 

Pymes

Archivo

POR:
Portafolio
octubre 20 de 2020 - 07:58 a. m.
2020-10-20

A partir de las diferentes medidas y eventos generados este año, uno de los sectores que ha tenido que responder de forma rápida y en muchos casos con recursos limitados son las pequeñas y medianas empresas que con el fin de poder mantener sus negocios se han visto en la necesidad de plantear diferentes acciones para garantizar el empleo y sus ingresos, proteger y evitar la reducción de las ventas y seguir aportando a la sociedad como motor de desarrollo y crecimiento económico.

(El futuro de las energías limpias y el papel de la innovación). 

En términos económicos el informe de perspectivas de la OECD (2020) proyecta una reducción del 6% del producto interno bruto global y 7.6% si ocurren nuevos rebrotes en el último trimestre del 2020, con esto se estima una recuperación de 2.8% para el 2021, disminución en los niveles de producción entre una quinta y cuarta parte en muchas economías y una reducción del gasto de los consumidores. Además, UNCTAD (2020) ha pronosticado que en la situación actual la inversión extranjera directa global se reducirá entre un 5% y 15%.

(“No se puede desaprovechar una buena crisis”). 


Con respecto al desempleo global, la OIT (2020) estima un aumento entre 5.3 millones (escenario “bajo”) y 24,7 millones (escenario “alto”), lo que indica que sostener las operaciones comerciales será particularmente difícil para las pequeñas y medianas empresas, otros estudios relacionados de la OIT (2020) muestran que el empleo mundial tendrá un mayor riesgo en la organizaciones y/o empresas con menos de 10 empleados y en sectores como comercio mayorista y minorista, reparación de vehículos de motor y motocicletas, servicios de alojamiento y alimentación, bienes raíces, servicios profesionales y otros servicios personales (por ejemplo, peluquería).

Las pequeñas y medianas empresas se ven affectada por dos vías: i. Por el lado de la oferta, las empresas evidencian una reducción en su producción, pérdidas en su capacidad y escasez de materias primas y bienes intermedios; y ii. Por la demanda, una pérdida en demanda e ingresos que puede afectar la capacidad de operar, escasez de liquidez y despidos, los consumidores reducen el gasto y el consumo por la situación de incertidumbre, se reduce la confianza de las empresas y los consumidores, lo cual las hace más vulnerables a las consecuencias de la pandemia.

(Límites de la política monetaria). 


En este contexto es importante definir una serie de estrategias que les permita a las pequeñas y medianas industrias poder continuar y lograr superar la crisis, las cuales pueden ser de acuerdo a la OECD (2020), OIT (2020) y UNDP (2020):

Protección del empleo y precisión de la información. Se deben diseñar instrumentos para poder ayudar a mantener los empleos formales y de calidad, en este sentido las nuevas formas de trabajo como el teletrabajo y la virtualidad deben ser adaptadas en pro del bienestar de los trabajadores en armonía con su productividad, es clave la precisión y validez de la información para determinar las diferentes situaciones y saber como se puede afectar el funcionamiento del negocio. Se deben analizar estrategias para reducir la carga económica de estas empresas con programas del gobierno en términos de ingresos y empleo, acciones para proteger la salud y seguridad de los trabajadores, desarrollo de la capacidad de resilencia y relaciones sociales positivas. Además, la empresa debe comunicar información relacionada con la salud, seguridad de empleados y clientes de forma precisa, oportuna y transparente con el fin de reducir la incertidumbre y mostrar confianza en todas las áreas económicas, sociales y el lugar de trabajo.

Impulsar y promover la economía.
A través de políticas no se debe obstaculizar el comercio y las fronteras se deben mantener abiertas para bienes y servicios. Además, fomentar la transformación digital y un mayor uso de los servicios electrónicos a través de la adopción de nuevas tecnologías y prácticas que fortalecen la competitividad y mejora las competencias para adoptar los desafiós de las nuevas megatendencias.

Apoyo a los ingresos y el empleo para las MiPymes. Estas empresas requieren ayudas del gobierno para poder superar la crisis, pueden ser préstamos a bajo interés con reembolsos a largo plazo eliminando las barreras para acceder a fondos gubernamentales. Además, se pueden reducir las cargas financieras a través de subsidios como desgravamanes o asistencia financiera que serán claves para la supervivencia del negocio y reducir la pérdida de puestos de trabajo.

Capacidad de planificación y resiliencia. Es necesario concientizar frente a la importancia de la planificación frente a la incertidumbre, es relevante considerar la adopción de un plan con anticipación para evitar las grandes pérdidas causadas por una crisis similar, por ejemplo, rebrotes focalizados, tomando medidas relevantes para el control y respuesta a los riesgos para evitar un mayor impacto. Otro punto importante es la capacidad de risilencia para responder a las perturbaciones de manera más eficaz y hacer ajustes incluso en situaciones desafiantes, lo cual incluye la preparación cognitiva para las interrupciones de la cadena de suministro, el aprendizaje de la experiencia previa y el uso de diversas formas de capital social.

Estos elementos evidencian la importancia de apoyar este sector económico por todos los aportes que realiza, para ello se debe ser efectivo en las acciones a implementar, la capacidad de construir fortalezas en empoderamiento empresarial de las pequeñas y medianas empresas, impulsar la transformación digital y fomentar la confianza y credibildiad entre los diferentes grupos de interés que permitan que las diferentes interconexiones permitan superar la crisis y asegurar su perdurabilidad y crecimiento como elementos claves para reducir los impactos al aparato productivo, el empleo y la economía en general.

Clara Inés Pardo Martínez
Post-doctora. Profesora de la Escuela de Administración -Rosario GSB y Centro de Estudios para la Competitividad Regional – Score, Universidad del Rosario.

Recomendados

  • TENDENCIAS
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido