¿Qué tan perjudicial es el aire que respira en TransMilenio?

Un estudio encontró que 140 minutos en el sistema equivale a respirar 24 horas de aire contaminado.

TransMilenio

Según el tipo de bus aumenta o disminuye la contaminación.

ABEL CARDENAS/CEET

POR:
Portafolio
marzo 06 de 2019 - 12:55 p.m.
2019-03-06

Luego de la alerta emitida por la calidad del aire en Bogotá, ha llevado a los investigadores a determinar la participación del sistema TransMilenio en esta situación ambiental, encontrando resultados un tanto alarmantes.

Una investigación revelada este martes por la Universidad Nacional, liderada por Fredy Alejandro Guevara Luna, magíster en ingeniería ambiental de la institución, determinó que la concentración de contaminantes dentro de estos vehículos de servicio público de Bogotá supera las establecidas en las Directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre exposición diaria.

De acuerdo con las conclusiones del estudio, los buses articulados contaminan el aire con PM 2,5 (material particulado) y asegura que los pasajeros que realizan recorridos entre 20 a 40 minutos, están expuestos a inhalar altos niveles de este material particulado, ocasionándoles enfermedades respiratorias, cardiorrespiratorias o cáncer de pulmón.

(Lea: Preocupación por contratista de buses de TransMilenio

Dichos resultados fueron confirmados por otra investigación que llevaron a cabo expertos de la Universidad de La Salle y de la Universidad de los Andes revelada este miércoles.

Según el análisis se encontró que en un viaje de ida y vuelta un usuario de TransMilenio recibe el 60% de la dosis diaria de PM2,5 y además entre el 79 y el 90% de la dosis diaria de carbono negro, conocido como hollín.

(Lea: ¿Es posible tener transporte público gratis en el país?

“Esta dosis de sustancias tóxicas recibida durante un desplazamiento que en total suma 2 horas y 20 minutos es 1,2 veces mayor que la dosis que una persona debería respirar a lo largo de 24 horas, según los niveles de concentración recomendados por la Organización Mundial de la Salud”, explicó Boris Galvis, docente investigador de la Universidad de La Salle y Phd en Ingeniería Ambiental.

De acuerdo con el estudio, las concentraciones promedio de hollín en 52 de los 180 buses analizados, exceden los 100 μg/m3, esto es, 100 microgramos (millonésima de gramo) por metro cúbico.

Ante esto, los expertos señalaron que estos niveles no han sido detectados en ningún otro de los sistemas de trasporte del mundo donde se han realizado estudios de este tipo. Adicional a esto, aunque este contaminante no tiene una norma, sí está asociado con humos derivados de la combustión de diésel, que son reconocidos cancerígenos.

“En promedio, los niveles de contaminación partículas finas dentro de los buses son 8 veces más grandes que los medidos por la red de calidad del aire de la ciudad. Los de monóxido de carbono son 4 veces más grandes y son aún más altos, aproximadamente 11 veces para material particulado fino y 7 veces para monóxido de carbono en los buses más viejos (Euro II y Euro III) ”, añade Galvis.

También se encontró en este estudio que según el tipo de bus aumenta o disminuye la contaminación. De acuerdo con los resultados, las emisiones de combustible diésel que vienen de cada bus y de los demás buses que viajan adelante, al lado o atrás quedan atrapadas dentro de los buses y las estaciones, lo cual explica por qué son tan altas las concentraciones de contaminantes.

Adicional, señalan los expertos que el impacto de las concentraciones dentro de los buses viejos (Euro II o III) son dos veces más grandes que en buses nuevos (Euro IV o V).

EFECTOS EN LA SALUD

Estudios internacionales señalan que los efectos que las minúsculas partículas causan en la salud humana están relacionados con enfermedades de tipo respiratorio como la bronquitis y en problemas cardiovasculares. En los niños favorecen el desarrollo de asma y alergias.

“En el caso del PM2.5, por su tamaño son 100% respirables y llegan a los pulmones, luego a los alvéolos y pueden incluso llegar al torrente sanguíneo. Toda la evidencia científica revela que las partículas PM2,5 tienen efectos serios sobre la salud. En buena parte porque son muy ligeras, permanecen más tiempo en el aire, prolongando sus efectos tóxicos y viajando grandes distancias gracias al viento”, explicó Ricardo Morales-Betancourt, docente investigador de la Universidad de Los Andes.

De acuerdo con la Secretaría de Ambiente, TransMilenio no es el responsable de la contaminación del aire en Bogotá. 

El paso 15 de febrero, a raíz de la alerta naranja que se declaró en el suroccidente de la ciudad por la calidad del aire, el secretario de Ambiente, Francisco Cruz, aseguró que en el inventario de emisiones de material particulado, el sistema representa solo el 1,80 del 100% que se expide en la atmósfera en Bogotá.

“El sector automotor que más aporta material particulado a la ciudad es el de transporte de carga: 43,60 %. Otros vehículos que tiene una participación considerable son las motocicletas con el 9,05% y los de transporte especial con el 10,13%.", aclaró el secretario.

Siga bajando para encontrar más contenido