Futuro del transporte está en lo alternativo, conectado y sostenible

La innovación y la cuarta revolución dirigen la movilidad hacia un nuevo ecosistema que garantice mayor equidad en uso de transporte para personas.

Carros

Presentan un automóvil autónomo durante la apertura de una pista de prueba para la conducción automática recientemente en Berlín.

Reuters

POR:
Portafolio
septiembre 30 de 2019 - 05:39 p.m.
2019-09-30

El transporte desempeña un papel fundamental en la sociedad, puesto que la industria, el comercio, el ocio y las actividades cotidianas dependen del transporte; y este fue quizá la primera revolución de la humanidad, que nos llevó de andar a pie a conquistar el espacio.

Actualmente, tanto empresas automotrices tradicionales como de otros sectores están invirtiendo billones de dólares en vehículos y servicios con un alto contenido de innovación, que están revolucionando la movilidad y dirigiéndola hacia nuevas alternativas de combustibles, conectividad y sostenibilidad.

Como consecuencia del crecimiento poblacional y las mayores distancias logradas, el transporte ha aumentado su consumo de energía y las emisiones de CO2 que representan más del 25% del CO2 global. Con la necesidad de descarbonizar el planeta, hoy el transporte eléctrico y otras tecnologías están en el centro de atención.

Solo en Colombia, la contaminación ambiental es la séptima causa de pérdida de años de vida saludable, por encima de otros factores como el colesterol elevado; de acuerdo con el estudio elaborado por el Observatorio Nacional de Salud del INS que presentó a inicio de este año. El gasto en salud pública por deterioro del aire alcanzó los $15,4 billones (1,93% del PIB de 2015) relacionados a 10.527 muertes y 67,8 millones de síntomas y enfermedades. Se estima que solo en Bogotá se evitarían 3.455 muertes asociadas a la calidad del aire con un transporte público 100% eléctrico, para el año 2030.

La tendencia en el transporte público es usar energías más limpias, China es un buen ejemplo de ello, por medio de Shenzhen que se convirtió en la primera ciudad del mundo en sustituir completamente su flota de buses a diésel por buses eléctricos para el transporte público. América Latina también ha comenzado a experimentar esa transición para dejar en el pasado los vehículos a Acpm y Colombia se ha ubicado como numero uno en registros de vehículos eléctricos puros (BEV) en la región gracias a los incentivos fiscales.

En el panorama mundial, la industria está avanzando a grandes pasos en la oferta de vehículos eléctricos. En Colombia, Chile, Costa Rica, México y Argentina ya circula un número de vehículos eléctricos públicos.

En lo corrido del 2018 el segmento de vehículos eléctricos e híbridos registra un crecimiento de 314% con 1.396 unidades y 1.552, motos eléctricas, lo cual es una clara señal que indica que cada vez más colombianos le apuestan a las tecnologías más limpias y seguras para movilizarse. No cabe duda que los vehículos híbridos y eléctricos se están abriendo paso, y se estima que este segmento siga en crecimiento en la medida que mejoren los incentivos a los usuarios.

Sin embargo, la transición hacia los combustibles alternos no es el único factor, en el centro del panorama también se encuentra el cambio en los hábitos de los usuarios y el Big Data, que están creando un nuevo ecosistema conectado. La tecnología de la información y las comunicaciones, permite a los usuarios gestionar el uso y recarga de las baterías en autos híbridos, al tiempo que pueden acceder a información sobre el tráfico en tiempo real y cualquier eventualidad en la vía.

Por su parte, las plataformas digitales a través de diferentes aplicativos permite a las personas acceder a nuevas formas de movilización más eficiente y segura, rompiendo los paradigmas del transporte. La digitalización y la electrificación vienen avanzando a pasos gigantescos nunca visto antes mejorando la calidad de vida de las personas, una tendencia donde la sostenibilidad es la protagonista, permitiendo reducir factores como la contaminación, la congestión, los tiempos de viaje y la accidentalidad.

La innovación y la IV revolución industrial, dirigen al transporte y la movilidad hacia un ecosistema que garantice una mayor equidad en términos del uso del transporte, facilite los sistemas de transporte como estacionamiento, sistemas de tránsito inteligentes, la creación de infraestructuras para vehículos eléctricos, entre otras medidas. La movilidad sostenible, no es solo de innovación tecnológica sino de política pública y la velocidad en que este cambio se de en el país dependerá de la capacidad en que el sector privado, gobierno, parlamentarios y los actores del transporte, puedan mantener un diálogo en busca de soluciones innovadoras que se anticipen a las necesidades de movilidad.

Oliverio Enrique García Basurto
Presidente de Andemos

Siga bajando para encontrar más contenido