Biohacking social

Colombianos innovadores tratan de democratizar la ciencia y ponerla al servicio de la comunidad.

Ciencia y tecnología

El grupo promueve la ciencia como derecho cultural y fundamental e integra a los ciudadanos en sus proyectos.

iStock

POR:
Gloria Helena Rey
diciembre 03 de 2018 - 09:30 p.m.
2018-12-03

Ellos buscan soluciones a los problemas sociales que enfrentamos, quieren construir país y aproximar la gente a la ciencia para que la conozcan, se beneficien de ella y la disfruten. A su compromiso con la realidad nacional es lo que denominan Biohacking social.

“Aunque tenemos las habilidades para realizar prácticas en biología sintética y generación de dispositivos, consideramos que es de vital importancia solucionar y proponer la discusión sobre nuestras necesidades, antes de pensar en la posibilidad de laboratorios de garaje o que las personas experimenten con sus cuerpos y las tecnologías libres” dice a Portafolio el colectivo Biohacking Colombia, que funciona en Medellín hace 3 años.

El movimiento está integrado por biólogos, biotecnólogos, microbiólogos, bioingenieros e ingenieros biomédicos, físicos e ingenieros físicos, ingenieros electrónicos, criminalistas, psicólogos, entre otros, y estudiantes que realizan su pregrado o posgrado.

(Lea: Es difícil hablar con Dios sobre dinero

“Nuestra obligación es repensar la ciencia y la tecnología en favor de soluciones a los problemas sociales que nos aquejan”, afirma.

Repensar la ciencia en Colombia significa descubrir cómo lograr que las personas la entiendan y se apropien de ella. “Vivimos en un país que invierte muy poco en el desarrollo científico, lo que no nos condena al subdesarrollo, pero hace que nuestro progreso sea muy lento”, añade.

Biohacking Colombia promueve la ciencia como derecho cultural y fundamental, integra a ciudadanos en proyectos de ciencia ciudadana, los comprometen, junto con instituciones, para encontrar soluciones a problemas de cada comunidad y realizan divulgación científica.

El colectivo ha desarrollado proyectos educativos en Medellín con niños, ancianos, indígenas y con desmovilizados de la guerrilla de las Farc, entre otros. Además, diseña y construye, con tecnologías libres, equipos que favorecen la educación de calidad. “Buscamos que las personas se eduquen y alfabeticen en ciencia pues al estar mejor informadas toman mejores decisiones y aprenden a valorar y a cuidar la ciencia”, señala.

(Lea: El hombre integra la tecnología a la historia

HACKERS Y BIOHACKERS

Los practicantes de la biología DIY (hágalo usted mismo, Do it yourself, por sus siglas en inglés), hacen parte de un movimiento internacional presente en más de 21 países y que comenzó a desarrollarse en espacios virtuales en Estados Unidos en 2005.

Pero, al colectivo Biohacker Colombia le molesta la percepción popular que concibe a los hackers como saqueadores de información. “Un hacker no hace saqueo informático. Es un experto en informática que se encarga de la seguridad de los sistemas y de mejorarlos. Entre los objetivos de un Hacker está poner la información esté al alcance de todos”.

Explica que “la diferencia entre en un Hacker y un Biohacker es su plataforma de trabajo, el hacker trabaja sobre sistemas informáticos y el biohacker se preocupa por los sistemas biológicos y busca liberar la información relacionada con las ciencias de la vida y las biológicas, aprovechando la ciencia ciudadana, la biología DIY.

En la actualidad en cada país o continente los biohackers están focalizados en un tema, objetivo o modo de operar diferentes.

“En Estados Unidos, por ejemplo, se interesan en la medicina DIY, bioterrorismo y bioseguridad mientras que en Europa se focalizan en la bioseguridad, especialmente relacionada con alimentos y en proyectos de bio-arte. En África, Asia y América Latina, en cambio, están direccionados hacia el fortalecimiento del acceso y la calidad de la educación, a la investigación científica y en favorecer la descentralización de la ciencia, problemáticas de interés en los países en desarrollo”, indica el colectivo.

En Colombia el movimiento no está aún organizado en una asociación o agremiación. La ciencia todavía está muy institucionalizada y el alto costo de la tecnología es el mayor obstáculo.

“Las iniciativas en el país siguen muy ligadas a las universidades y hacen referencia a jóvenes estudiantes de pre y posgrado que sueñan con emprendimientos de base biotecnológica o participación en eventos como el IGEM”, (International Genetically Engineered Machine, por sus siglas en ingles), una competencia internacional de biología sintética que se realiza en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en Boston desde 2003, dicen.

LAS ACCIONES

Las escuelas de creación, son una de las actividades que ha venido desarrollando Biohacking Colombia. Creo, con tecnologías libres, 10 equipos de laboratorio que permitieron a maestros y niños suplir necesidades relacionadas con el déficit en infraestructura educativa.

También desarrolló diversas actividades de participación ciudadana en torno a la ciencia y ejercicios de colaboración y apropiación de espacios para la divulgación de la ciencia.
Este año, por ejemplo, ayudó a alumnos del Colegio Rafael Uribe Uribe a materializar un proyecto de ciencia con el que resultaron ganadores de las Ferias de Ciencia que organiza la Alcaldía de Medellín junto al Parque Explora y EPM.

Biohacking Colombia no suple de laboratorios a los colegios sino que enseña a construirlos. “Estamos a la espera de que se publiquen unos libros o cartillas instructivas para maestro, de distribución libre, que servirán para cumplir con este objetivo”, anuncian.

También, como colectivo ha trabajado con “diversas comunidades de adultos mayores, como con la Fundación EPM (2017), casas de la Cultura y bibliotecas de la ciudad y con el grupo de ciencia arte y vida del museo de ciencias naturales de la Salle, con los que lograron que la comunidad de abuelos publicara un artículo de divulgación”.

Con respecto a los excombatientes de las Farc, desarrollaron una actividad en abril bajo el lema Con-ciencia ciencia para la paz, con los que se encontraban en el centro de regularización y normalización de Anorí en Antioquia. La actividad duro un fin de semana y mostró cómo la ciencia y la educación son otro camino de transformación.

El 18 de noviembre varios de esos ex combatientes le comunicaron al colectivo que iban a graduarse en el SENA en diversos cursos relacionados con la agricultura y, con la ayuda del Parque Explora, los invitaron a Medellín para participar de la ciencia de una manera divertida.

AMPLIO FUTURO

Del biohacking en general puede decirse que hay múltiples posibilidades de aplicación y muchos los caminos que se abren para este movimiento en nuestro país.
En Europa y Estados Unidos están los biohackers que han creado dispositivos que se implantan el cuerpo humano para facilitar tareas como las de abrir una puerta, encender un carro, hacer una compra o suministrar puntual y adecuadamente un medicamento a un enfermo de osteoporosis.

Biohaking Colombia afirma tener muchas expectativas. Sueñan, por ejemplo, “con un escenario de desarrollo científico y tecnológico con la participación ciudadana con fines de transformación social y en pro de la educación de calidad”.

En suyo es un colectivo sin ánimo de lucro que construye su propio camino e historia sobre la cultura DIYbio, el Biohacking y la ciencia ciudadana y que es muy distinto al que se registra en otras latitudes. “El nuestro es muy social”.

Gloria Helena Rey

Siga bajando para encontrar más contenido