Hábitos para que no se excuse de llevar una vida sana

El sedentarismo deteriora nuestra salud día tras día.

Deporte

En Colombia existe una tendencia de vida saludable y de práctica de deportes de diferente tipo que está creciendo fuertemente.

Archivo particular

POR:
EUROPA PRESS
diciembre 31 de 2019 - 11:29 a.m.
2020-12-31

Más o menos todos tenemos en nuestra cabeza en qué consiste una vida sana. Pero ¿cuántas veces nos hemos excusado en vez de asumir nuestra responsabilidad por tener una vida más saludable?

(Lea: Ajuste su alimentación según su actividad laboral)

Argumentamos que nos falta tiempo y muchas veces no asumimos los problemas, sino que nos esforzamos en camuflar los síntomas (por ejemplo, con dolores persistentes y constantes, cambios de humor repentinos, emociones negativas).

Debemos ser conscientes de que nuestras acciones tienen consecuencias directas sobre nuestra salud, y si no nos empeñamos en trabajar aquellos hábitos de vida más saludables, no gozaremos de una vida plena, sana y de calidad. Estas excusas nos alejan de nuestra mejor versión.

La realidad es que tenemos otras prioridades u otros hábitos fijos que nos impiden afrontar y abandonar esa zona de confort. Hoy en día tenemos todo al alcance de la mano, y sin embargo nos sentimos vacíos, desconectados o bajos de ánimo.

Hemos asumido como normal el padecer dolores y enfermedades y sentirnos cansados, sin energía, fatigados, desmotivados. “Pero esto no es lo normal”, advierte el licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte Daniel Sánchez en su último libro, Hábitos saludables: los cuatro fantásticos que te darán energía y vitalidad (Amat Editorial).

Por todo ello, este experto enumera los cuatro hábitos fantásticos y saludables –e ineludibles- para revertir esta situación de malestar generalizado y acabar con esos hábitos sedentarios que deterioran nuestra salud día tras día.

1. Actividad física

Los hábitos relacionados con el ejercicio y el entrenamiento deportivo aportan fuerza física y resistencia. Sus beneficios van mucho más allá de lo físico: son tanto fisiológicos como mentales y sociales.

Hacer ejercicio favorece el desarrollo de masa muscular, tan necesaria para evitar la sarcopenia (disminución del músculo) y tener un metabolismo más acelerado y mejores niveles hormonales. También mejora el rendimiento físico y aumenta los niveles de energía y vitalidad.

Así mismo, mejora la autoestima y la seguridad. “Por supuesto, ayuda a controlar el peso y a mantener una composición corporal saludable”, subraya el experto.

¿Cuánta actividad física se recomienda? Sánchez subraya que, en términos generales, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda realizar actividad física aeróbica (correr, andar, nadar, pedalear o bailar), de intensidad moderada, al menos 150 minutos por semana (21 min al día). O, también, recomienda realizar actividad intensa al menos 75 minutos a la semana (10 minutos al día), como crossfit o pesas. Lo más idóneo, señala el experto, es una combinación de ambas.

2. Nutrición

Según advierte Sánchez, se ha producido un incremento de casi el 10 por ciento de los valores de sobrepeso y de obesidad en los últimos 15 años. “No es cuestión de hacer dietas”, señala, sino de aprender a alimentarnos con el objetivo de nutrirnos y estar sanos de verdad.

Sus recomendaciones son evitar los alimentos ultraprocesados, seguir la dieta mediterránea, comprar de forma inteligente en el supermercado, incorporar tantos alimentos frescos, naturales y de temporada como sea posible, eliminar aquellos alimentos que no le sienten bien, consumir frutos rojos naturales y especias a diario, y no consumir alcohol de forma regular.

“Ningún alimento tiene capacidad por sí solo de hacerte engordar o adelgazar”, dice. Sí, en cambio, la forma en la que se consume (tipo de cocción, por ejemplo) y la cantidad, y eso, en relación con las necesidades nutricionales de cada organismo.

3. Tranquilidad mental

Trabajar por tener la mente en armonía nos aportará fuerza mental, e incluso belleza física, que no es otra cosa que tener la mente relajada y sin estrés, ansiedad, agobios o miedos innecesarios. En otras palabras, para lograr un bienestar completo se requiere que el cuerpo esté sano al igual que la mente.

“Aunque parezca menos importante, favorecer cambios positivos a tu alrededor es indispensable para que te sientas bien como persona”, relata Sánchez. Al fin y al cabo, todos vivimos en sociedad en el mismo planeta. Trabajando por dentro se ven reflejados los buenos resultados por fuera.

“Aleja el estrés de tu vida. Pasa tiempo en contacto con la naturaleza, practica yoga y meditación, reduce la cafeína, consume cúrcuma y jengibre, desconéctate de la tecnología de vez en cuando, medita y haz mindfulness. Duerme con calidad y madruga, que te va a venir bien”, asegura.

4. Desarrollo personal
Nos da flexibilidad, empatía e inteligencia emocional, en el trabajo, en las relaciones sociales, con los amigos, en familia. Es un aprendizaje continuo que no cesa a lo largo de nuestra existencia. El experto recomienda trabajar la inteligencia emocional, el aprender a perdonar, el ser agradecido, el sonreír, leer más y mejor, entre otras cosas.

“Si quieres tener más momentos de felicidad en tu vida, pon en práctica los siguientes consejos: no busques la felicidad y no te dejes llevar por los gurús que te dicen que hay que ser felices a toda costa. Si te exiges encontrar algo tan subjetivo como la felicidad, y no la encuentras, te frustrarás y será peor el remedio que la enfermedad. Vive la vida sin necesidad de tener cada vez más bienestar material. Si no eres feliz con dos coches, una familia y un buen trabajo, mira dentro de ti y analiza qué te está faltando o sobrando en tu vida”, concluye Sánchez.

EUROPA PRESS

Siga bajando para encontrar más contenido