La Amazonía arde

Brasil reafirma su polémica política medioambiental mientras los incendios forestales continúan.

Incendio Amazonía

Las organizaciones no gubernamentales vinculan el encendido discurso del jefe de Estado al aumento de la deforestación en la selva, que ha crecido un 66 % en julio pasado.

Archivo particular

POR:
Portafolio
agosto 21 de 2019 - 03:18 p.m.
2019-08-21

El ministro de Medio Ambiente de Brasil, Ricardo Salles, volvió a defender esté miércoles las políticas del Gobierno en el combate a la deforestación de la Amazonía, pero se encontró de frente con las críticas y abucheos de decenas de personas durante la Semana del Clima de Latinoamérica.

Salles participó en la plenaria de apertura de esta cita organizada por la ONU en la ciudad brasileña de Salvador, capital del estado de Bahía (nordeste), la cual se celebra en medio de la polémica por la creciente devastación en el mayor pulmón verde del planeta, el cual sufre una serie de incendios que han aumentado la indignación popular.

Increpado por decenas de personas al grito de la “Amazonía se quema”, Salles pronunció un breve discurso de apenas cinco minutos y subrayó el respeto del Gobierno por el “equilibrio y preservación” del medioambiente, una declaración que fue respondida por una parte de los asistentes con un fuerte abucheo y algunos tímidos aplausos.

“Contra el desmonte ambiental” o “Stop Ecocidio” (Paren ecocidios) fueron algunos de los carteles que el ministro encontró a su llegada a la Semana del Clima de Latinoamérica y el Caribe, un encuentro que reúne empresas, académicos, ong e instituciones en busca de una respuesta a la crisis climática global.

“La participación con carteles, las manifestaciones, tienen eco en las iniciativas que hemos considerado”
en el Gobierno, afirmó Salles.

El Gobierno brasileño es blanco de críticas a raíz de las polémicas declaraciones de Bolsonaro, quien se ha mostrado partidario de la explotación de la Amazonía, de la legalización de la minería ilegal en las reservas indígenas y de la reducción de la fiscalización en zonas protegidas.

Las organizaciones no gubernamentales vinculan el encendido discurso del jefe de Estado al aumento de la deforestación en la selva, que ha crecido un 66 % en julio pasado, de acuerdo con un informe del Instituto del Hombre y el Medio Ambiente de la Amazonía (Imazon), que desde hace 28 años estudia la región.

Ese porcentaje, sin embargo, llegaría al 278 %, según las proyecciones del Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (Inpe), las cuales han sido cuestionadas públicamente por Bolsonaro, que las consideró manipuladas, y provocaron la destitución del anterior director de ese organismo estatal.

El aumento de la devastación de la selva amazónica ha llevado al Instituto Brasileño de Protección Ambiental (Proam) y medio centenar de ONG a promover una acción contra el ministerio en la Fiscalía de Derechos del Ciudadano por supuesta falta de probidad en la gestión administrativa.

El titular de Medio Ambiente se defendió de las acusaciones de omisión y aseguró que las reglas contra la deforestación han sido mantenidas por el Gobierno del presidente Bolsonaro, quien insinuó que las ONG pueden estar por detrás de los incendios desatados en la Amazonía, que son los mayores en los últimos años.

“La política de combate a la criminalidad y a las actividades ilegales continúan y nosotros necesitamos realmente dar una solución estructural a ese problema”, subrayó Salles en declaraciones a los periodistas antes de la plenaria de apertura.

El giro en la política medioambiental del Gobierno ha sido discutido en algunos de los debates de la Semana Latinoamericana del Clima, la cual Brasil llegó a declinar de organizar en un primer momento para después dar marcha atrás.

El encuentro, en el que han participado más de 3.000 personas, calienta los motores de cara a la Cumbre de la Acción Climática que se celebrará el próximo septiembre en Nueva York y sirve de termómetro para la COP 25, la cual Brasil se negó a acoger al alegar razones presupuestarias.

Durante la cita, el alcalde de la ciudad de Salvador, Antonio Carlos Magalhaes Neto, instó a Brasil a asumir el liderazgo regional en la lucha contra el cambio climático "por encima de las cuestiones políticas o ideológicas".

"Propongo que, por encima de cuestiones políticas e ideológicas, estemos unidos en la lucha por la preservación del medioambiente", instó el alcalde, minutos antes de dar la palabra a Salles.

EFE

Siga bajando para encontrar más contenido