John Henry el hombre que apostó por los Medias Rojas y ganó

El propietario del club de béisbol de Boston convirtió a su equipo de perdedores en serie en ganadores perennes.

Red Sox

El equipo de los Red Sox en el momento de celebración tras alzarse con el título del último campeonato.

AFP

POR:
Portafolio
noviembre 09 de 2018 - 08:20 p.m.
2018-11-09

En la primavera de 2005, el equipo de béisbol de los Medias Rojas de Boston viajó al Yankee Stadium, hogar de sus odiados rivales de Nueva York, para su primer partido de la nueva temporada. Seis meses antes, habían completado una histórica remontada de playoffs contra los Yankees y habían ganado su primera Serie Mundial desde 1918, terminando con una sequía de 86 años.

Los fanáticos de los Yankees saludaron a los Medias Rojas con pancartas que decían “Felicidades a Boston, Campeones de la Serie Mundial 1918, 2004, 2090”. En ese momento, los bostonianos sólo pudieron reconocer el agudo ingenio de sus rivales, pero el propietario del equipo de los Medias Rojas, John Henry, un excomerciante de productos básicos y multimillonario de los fondos de cobertura, acabaría teniendo la última carcajada.

El equipo de Henry, el cual compró por US$700 millones hace 16 años, también ganó los campeonatos de Grandes Ligas en 2007 y 2013 y acaba de ganar el cuarto campeonato bajo su liderazgo, convirtiendo a los Medias Rojas en el equipo de béisbol más exitoso de este siglo. En abril, la revista Forbes valoró el club en US$2.800 millones.

Con la última victoria de Boston sobre los Dodgers de Los Ángeles en cinco juegos en una serie al mejor de siete, los Medias Rojas obtuvieron su cuarta victoria en una Serie Mundial en 14 años. Marca la última en una racha de victorias improbables para Henry, de 69 años de edad, hijo de agricultores de soja.

Henry, quien abandonó la universidad, también es propietario del club de fútbol Liverpool, que actualmente ocupa uno de los primeros lugares en la Premier League inglesa, y del periódico Boston Globe. Gracias a la compra del Globe en 2013, la influencia de Henry en Boston se extiende mucho más allá de Fenway Park, el hogar de su equipo de béisbol.

Pero mientras que el reservado Henry puede haber empezado la vida como un posible perdedor, actualmente su equipo es exitoso. Bajo su dirección, los Medias Rojas nunca han carecido de dinero.

“Los puristas del béisbol pueden reprochar algunas de las formas en que Henry ha convertido a los Medias Rojas en una fuente de dinero confiable”, dice Kristopher Olson, un periodista con sede en Boston y colaborador de BaseballHQ.com. “Pero por mucho que amamos las historias de los que casi nunca ganan, para ganar en las ligas mayores tienes que gastar dinero”.

En los años transcurridos desde que Henry se hizo cargo, los Medias Rojas han tenido constantemente una de las nóminas más grandes de la liga. Este año tienen la más grande, que el sitio web de Baseball Prospectus estimó en US$234 millones al comienzo de la temporada. Pero el dinero no es el único secreto de su éxito con los Medias Rojas, un éxito que no ha podido replicar en el Liverpool FC, a pesar de que el equipo tiene mucho dinero a su disposición.

Siguiendo las tendencias del hábil jugador de blackjack que solía ser, el propietario principal de Boston apuesta en grande cuando cree que sus apuestas darán resultado. Este año, su mayor apuesta fue JD Martínez, un poderoso bateador en su primer año de un contrato de US$110 millones por cinco años, alrededor de quien gira la formidable ofensiva del equipo.

Henry también se apresura a reducir sus pérdidas cuando piensa que los jugadores caros, los gerentes y los ejecutivos de la oficina principal no están rindiendo.

“Está dispuesto a deshacerse de jugadores costosos que no funcionaron, incluso cuando tiene que seguir pagándoles”, resalta Dan Kennedy, autor de ‘The Return of the Moguls’, un libro sobre la compra de Globe por parte de Henry. “Se ha comprometido a ganar, literalmente, a toda costa”.

Henry ha sido menos intervencionista en el Globe que en Fenway, pero también menos derrochador.

“En general, ha sido un propietario cívico que salvó al Globe de ser vaciado de la manera en que muchos diarios locales lo han sido bajo la propiedad de una cadena corporativa”, considera Kennedy. “Pero dejó en claro que, aunque no espera ganar dinero, seguirá recortando aquí y allá para no perder dinero, o al menos no demasiado”.

La disposición de Henry para desmantelar a sus equipos y comenzar de nuevo también contribuye a la volatilidad extrema, algo que experimentó por primera vez siendo un granjero que creció en Illinois, Arkansas y California, y que luego dominaría como un exitoso comerciante de productos básicos. El granjero en él sabe que puede estar soleado el lunes, pero los tornados pueden golpear el martes.

Ha habido muchos tornados durante la tenencia de Henry en los Medias Rojas, incluyendo el colapso en el final de la temporada en 2011 y haber terminado en el último lugar de la división en 2012. De las cenizas de esos dos años, sólo los tontos hubieran apostado a que Boston ganaría todo en 2013. Pero luego procedieron a hacer exactamente eso.

Este año, sólo los tontos han estado apostando en contra de los Medias Rojas. Ganaron un récord de 108 partidos en la temporada regular - el mejor récord de cualquier equipo de Grandes Ligas de Béisbol de esta temporada y el sexto mejor de todos los tiempos - con sólo 54 derrotas. Después de vencer a los Dodgers, los Medias Rojas terminaron el año con 119 victorias en total.

El estilo habitual de Henry para celebrar tales éxitos es ser bien educado. Después de la inesperada victoria que consiguió su equipo en la Serie Mundial en 2013, una fiesta se desató detrás de él en el campo de Fenway Park, mientras él hablaba en voz baja con los reporteros de televisión, entrecerrando los ojos, con las manos juntas en la cintura. Al revisar esa situación con el tiempo, dio la impresión de alguien que había sido gratamente sorprendido de ser nombrado Actuario del Año.

Tom Mitchell

Siga bajando para encontrar más contenido