‘Se necesita un periodismo no farandulero ni vedetista’

Enrique Santos explica el por qué del libro, cómo fue la selección de los textos y la influencia y apoyo de Gabriel García Márquez. 

Enrique Santos Calderón

Enrique Santos Calderón, junto a Gabriel García Márquez, fue uno de los fundadores de la revista ‘alternativa’.

Archivo particular

POR:
Portafolio
febrero 28 de 2020 - 07:59 p.m.
2020-02-28

Con la selección, prólogo y comentarios de Enrique Santos Calderón, se acaba de publicar el libro ‘alternativa, lo mejor de la revista que marcó una generación’.

Enrique Santos explica el por qué del libro, cómo fue la selección de los textos, la clase de periodismo que hacían, la influencia y apoyo de Gabriel García Márquez, el país de aquella época y un poco el de esta también.

(Los libros de tecnología que debe leer en el 2020). 

¿Por qué editar un libro de una revista que existió hace 45 años?

Este libro lo que reivindica y rescata es la clase de periodismo que practicó en esos años la revista ‘alternativa’, que fue la publicación independiente de oposición de más circulación y que realizó un tipo de periodismo que no conocía el país.

Desde la distancia, ¿qué le aportó ‘alternativa’ al país en esa época?

Fue de verdad una alternativa informativa en la Colombia de los años 70, donde todos los medios de comunicación eran fundamentalmente gobiernistas.

Era una opción distinta a los medios del establecimiento. Se propuso un periodismo contestatario que quiso unir a la izquierda colombiana, lo que nunca se logró pues el canibalismo ideológico era muy tenaz. ‘Alternativa’ resistió contra viento y marea durante seis años: del 74 al 80.

Esa unión de la izquierda todavía sigue en veremos…

Las divisiones son menos agudas y apasionadas que en mi época, pero el ideal de la unidad aún lo veo distante.

¿Qué tipo de periodismo practicaban?

Denuncia, investigación y análisis. No proclamábamos objetividad ni neutralidad. Partíamos de una posición y nuestro compromiso era reflejar un país que no aparecía en lo que llamábamos la ‘gran prensa’ del sistema, que dicho sea de paso, yo conocía desde muy adentro.

¿Qué tiene que aprender el periodismo actual de lo que ustedes hacían?

El periodismo actual es tan difícil de evaluar por el fenómeno un poco caótico que introdujeron las redes sociales. Si se refiere al periodismo impreso, que era el nuestro, pues contrastaba porque era totalmente independiente, crítico y muy irreverente.

(¿Cómo es posible cambiar un mal hábito?). 


Fue fundamental el aporte de Gabriel García Márquez por su talento, sabiduría y dominio del oficio periodístico. Fue importante en el éxito que tuvo ‘alternativa’.

¿Ayudó a gestionar Gabo las grandes entrevistas con Cortazar, Dalí y otros personajes?

El nombre de Gabo nos abrió muchas puertas, no todas, a nivel internacional por supuesto. Y él hizo varias de las entrevistas. No las pudimos incluir todas porque esta es una selección de entre todas las crónicas, reportajes, investigaciones y denuncias de 257 números.

Pero están los textos que García Márquez escribió para ‘alternativa’ no reeditados hasta ahora, que mucha gente no conoce.

¿Qué textos le dolió dejar por fuera?

Muchísimos. Imposible enumerarlos. Me demoré dos años seleccionando, editando y escogiendo los textos. Me dolió dejar muchos episodios puntuales relacionadas con las luchas campesinas, indígenas y sindicales. Eran tal vez demasiado coyunturales.

¿Le dio nostalgia del periodismo que ustedes hacían en 'alternativa'?

Sin duda, esa labor de repasar ejemplar por ejemplar a la largo de seis años me retrotrajo a una época que fue fundamental en mi vida. Hay nostalgia por supuesto y creo habría que rescatar ese tipo de periodismo. Para que se contraste y se compare con lo que se hace ahora.

¿Y del país de esa época, qué le dio nostalgia?

Si mira el libro va a ver problemas que siguen intactos. Un informe muy impresionante sobre el aborto en Colombia hace 45 años.

Lo del asesinato de líderes sociales, en el Cauca o en la Costa, eso sigue igualito. Los fenómenos de corrupción política... En fin, hay una cantidad de cosas que uno lee en ‘alternativa’ de esa época y dice: !este país no ha cambiado!

(Juan Carlos Echeverry: de los números a las letras). 


Hay problemas que siguen vigentes como la necesidad de un periodismo más independiente y analítico, no farandulero ni vedetista, que fiscalice a los gobiernos, al poder público y privado, y ejerza su función de defender el interés público por encima del privado.

Como el que intentamos en ‘alternativa’ hace ya casi medio siglo...

Una de las premisas de la revista era "mostrar al país como es y no como dicen que es".

¿Cómo lo están haciendo los medios ahora?

Yo creo que el fenómeno es totalmente distinto. Con internet, redes sociales, etc., la dinámica de la comunicación es más amplia y participativa. Pero también más irresponsable y superficial ahora.

Por la influencia que ustedes tenían, ¿cree que en aquella época validaron la lucha
armada de las guerrillas?

Nosotros nos propusimos darle voz y oxígeno a una izquierda colombiana que no aparecía en los medios grandes. Dentro de la izquierda de la época tenía mucho peso lo que llamábamos el ‘movimiento armado’ y creíamos que esa realidad que expresaban las guerrillas debía aparecer en ‘alternativa’.

Si en un comienzo proyectamos cierta simpatía por la lucha armada luego nos distanciamos, al darnos cuenta de lo que estaba pasando dentro la guerrilla y cuando la practica del secuestro y actos terroristas se volvieron frecuentes.

¿’Alternativa’ fue la propuesta de izquierda, qué piensa ahora de la nueva 'Alternativa', pero de centro derecha, como se definen ellos?

No sé qué tan de ‘centro’, pero no quiero descalificar algo que apenas comienza. Sí me parece una provocación casi cínica, además de una cruel paradoja, que aparezca una ‘Alternativa’ de derecha. Nunca lo imaginé, no lo vi venir. Fui ‘chiveado’ si se quiere.

Yo pienso que entre más publicaciones y opciones informativas impresas haya en Colombia, mejor para la democracia y el pluralismo informativo. Lo que no creo es que esta vaya a impactar o perdurar mucho. El periodismo gobiernista nunca ha calado entre el público lector.

​Pedro Miguel Vargas N.

Recomendados

  • TENDENCIAS
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido