¿Son exageradas las multas en el fútbol colombiano? Vea los montos

Una de las peticiones de Acolfutpro, en el marco de la huelga de los futbolistas, es que se concerte el código disciplinario, que fija las sanciones.

Tarjeta amarilla

Las sanciones aplican para jugadores y cuerpo técnico.

Archivo particular

POR:
Portafolio
octubre 23 de 2019 - 02:22 p.m.
2019-10-23

Tras varios intentos fallidos por llegar a un acuerdo entre las directivas del fútbol profesional colombiano y los jugadores del rentado local, Acolfutpro, la asociación que representa a los futbolistas en Colombia, anunció este martes la hora cero de un cese de actividades en los torneos del país, que comenzará el próximo 3 de noviembre.

La huelga adelantada por Acolfutpro busca que la Federación Colombiana de Fútbol y la Dimayor tengan en cuenta sus 11 peticiones para mejorar las condiciones laborales de los deportistas que juegan en el país, tanto en el fútbol masculino como en el femenino.

(Es un hecho: futbolistas colombianos entran en huelga). 


Una de estas pide se tenga en cuenta en una eventual negociación la concertación del código disciplinario, el cuál define las sanciones económicas para los jugadores en los partidos que se juegan en territorio nacional, y que a juicio de la asociación son excesivas e incluso impagables.

Luis García, secretario General de Acolfutpro, le dijo a Portafolio.co que en algunos casos las multas han ascendido a los 44 millones de pesos, por quitarse la camiseta en la celebración de un gol.

“Hay un ejemplo que deja en evidencia ese punto. Recientemente, en la liga femenina, una de las jugadoras marcó un gol en el último minuto que le dio el triunfo y la clasificación a su equipo a otra instancia del torneo. Por el júbilo, ella se quitó la camiseta y celebró a rabiar, algo muy normal en un deporte como el fútbol. Por esta conducta fue multada con 2,5 millones de pesos. Lo insólito es que para pagarlos y poder seguir jugando tuvo que hacer una rifa porque ella no tiene un contrato. Eso no sólo demuestra los altos costos de estas multas sino cómo para las mujeres es tan complicado llevar una carrera profesional en el fútbol en Colombia, pues este torneo es de apenas dos meses, con una brecha salarial muy grande. Además ¿Qué hace una futbolista en los 10 meses restantes del año? Ellas tienen que asumir los costos por acondicionamiento físico, entre otras cosas”, señaló el secretario de la Acolfutpro.

Para García es necesario que las entidades rectoras del fútbol colombiano redefinan el código disciplinario pero teniendo en cuenta sus inquietudes y la realidad del país.

Según él, en Colombia hay tres rangos bastante notables de salarios, dependiendo de los clubes.

“Los grandes equipos pagan bien. Pero hay un rango de clubes medianos que pagan menos y ni qué hablar de los equipos pequeños y los de la B, que reciben salarios muy bajos y que son quienes llevan la peor parte, pues todos están medidos con el mismo rasero”, agrega García.

(No se aleja el ‘fantasma’ del paro en el fútbol profesional colombiano). 


Hay que hacer claridad que estas sanciones siempre las pagan los jugadores.

Y es que según el código disciplinario, las multas a los jugadores van desde 2 salarios mínimos ($1'656.232) hasta 60 salario mínimos legales mensuales vigentes ($49'686.960), dependiendo la conducta y su gravedad.

Las sanciones están contenidas en el Capítulo II del código disciplinario que habla de las Infracciones a las Reglas de Juego, las cuales fijan multas por amonestaciones (tarjeta amarilla), expulsiones (tarjeta roja), suspensiones, insultos, provocaciones al público, conductas obscenas, agresiones, entre otras.

La amonestación (tarjeta amarilla) en el transcurso de un partido a un jugador por comportamiento antideportivo de menor gravedad, de acuerdo con el artículo 12 de las Reglas de Juego, da lugar a una multa de seis (6) salarios mínimos legales vigentes ($4'968.696).

En caso de que el jugador reciba dos amonestaciones y sea expulsado del partido por acumulación de tarjetas amarillas se cancelan las dos amonestaciones que llevan consigo la tarjeta roja de expulsión, es decir casi 10 millones de pesos.

En caso de expulsión directa (tarjeta roja), las multas oscilan entre 6 y 12 salarios mínimos legales vigentes, es decir alcanzan los $9'937.392.

Las multas incrementarán según la suspensión a la que dé lugar la conducta. Si la suspensión es de 2 fechas a 4, la sanción irá de 13 a 20 salarios mínimos.

Si la suspensión va de 5 a 8 fechas, la multa podría ser de 21 a 30 salarios mínimos y así sucesivamente. Por suspensiones, la sanción máxima es de 40 salarios mínimos, que equivale a $33'124.640.

Por su parte, las multas por insultos oscilan entre 30 a 60 salarios mínimos. Las provocaciones al público entre 2 y 8 salarios mínimos y las agresiones entre 4 a 8 salarios mínimos, más la suspensión a la que dieran lugar estas conductas.

Si bien, es necesario que existan estás sanciones para garantizar un buen comportamiento dentro y fuera de las canchas y el juego limpio, Acolfutpro señala que éstas deben responder a la realidad de todos los jugadores y no solo de unos pocos.


Portafolio.co

Siga bajando para encontrar más contenido