Los ‘matrimonios’ más famosos de las marcas de carros

La tendencia de compartir plataformas hace a los carros diferentes por fuera e iguales por dentro. ¿Sabe usted con certeza de qué marca es el suyo?

Vehículos

El Grupo Fiat Chrysler Automobiles (FCA) integra las marcas Alfa Romeo, Chrysler, Dodge, Ferrari, Fiat, Jeep, Lancia y Maserati.

Archivo particular

POR:
Portafolio
febrero 20 de 2020 - 10:50 a. m.
2020-02-20

El escándalo por supuesta corrupción protagonizado por Carlos Ghosn, expresidente de la exitosa alianza Renault-Nissan que lo llevó a prisión en el 2018 y a su cinematográfica fuga de Japón finalizando el 2019, puso a tambalear uno de los ‘matrimonios’ más fructíferos en la historia de la industria automotriz.

Pero fueron solo rumores. Ni franceses ni japoneses, a pesar de la exposición mediática de sus diferencias, están dispuestos a dejar una sociedad o un negocio que durante 20 años ha puesto cifras positivas en sus balances anuales, ni mucho menos a tirar por la borda los planes futuros.

“¡La alianza Renault-Nissan no está muerta! Pronto lo demostraremos”, afirmó en tono enérgico su presidente, Jean-Dominique Senard, en declaraciones al diario belga L’Echo, como respuesta a varios medios, entre ellos, el Financial Times, que planteaban que Nissan se separaría de Renault.

(Las marcas de vehículos de lujo más vendidas en Colombia). 


Senard dijo sobre esas versiones “no estar seguro de la buena intención de las mismas”, y agregó para poner punto final al asunto: “Estamos recreando su espíritu original (…) Nunca he visto tan buena relación cordial entre los dirigentes de nuestros tres grupos (Renault, Nissan y Mitsubishi) para hacer avanzar la alianza en la buena dirección”.

La Alianza Renault-Nissan en 2018 vendió 10,76 millones de vehículos, un incremento del 1,4 por ciento con respecto al 2017. Los resultados se explican por su liderazgo tanto en vehículos particulares, especialmente demanda de los SUV, como en vehículos comerciales ligeros y eléctricos.

¿A qué viene toda esta historia? El panorama de la industria automotriz se ha complicado al punto que sus problemas han dado origen a alianzas en las que confluyen marcas, conglomerados y corporaciones de distintos orígenes que hacen que su carro, sí, ese que usted buscó y compró hace poco sea exactamente igual al de su vecino aunque sea de una marca diferente. Solo que con un ropaje exterior y un logo distinto.

Esas asociaciones, unas duraderas, otras no tanto, les permiten a los fabricantes compartir plataformas, motores, diseños, chasises y tecnología. Por eso hay modelos muy parecidos. Esto les da a las marcas mejores márgenes de rentabilidad al reducir los costos en investigación, desarrollo y fabricación con plataformas únicas para diferentes vehículos; o recurriendo a los mismos proveedores.

(Marcas de carros de lujo enfrentan las nuevas necesidades de los ricos). 


Las alianzas comerciales no son nuevas. En 1886, el alemán Karl Benz registró el Benz Patent-Motorwagen, el primer automóvil propulsado por un motor de gasolina. Al mismo tiempo, sus compatriotas Gottlieb Daimler y Wilhelm Maybach empezaron a fabricar motores y en 1926 ya habían unido sus fuerzas con Benz.

Hay casos muy elocuentes de carros muy parecidos fruto de estas de estas alianzas: los modelos de Peugeot y Citroën, que comparten plataformas; o en algunos modelos de Seat, Volkswagen y Skoda su única diferencia está en el escudo.

En el caso del Grupo PSA Peugeot/Citroën/DS/Opel) su plataforma EMP2 fue la base del Peugeot 308, pero también se utilizó en otros modelos y segmentos diferentes en marcas como Citroën, DS y Opel. Fue lanzada en el 2013 destinada a compactos y ‘premium’ como los Citroën C4 Picasso y Peugeot 308. Después se hicieron con esta plataforma modelos como Berlingo, Peugeot 308, 3008, 5008 y Citroën DS7 Crossback.

Renault-Nissan utiliza la plataforma CMF C/D (Common Module Family) en varios de sus carros actuales. Lanzada en el 2013, esta les da origen a modelos tan variados como el Nissan Rogue, Qashqai y X-Trail, mientras que en Renault son los modelos Espace, Scénic y Laguna.

En la presentación de la plataforma, japoneses y franceses anunciaron su despliegue en los cinco continentes con 11 modelos de Renault y 3 de Nissan; para este año, según lo proyectado, serán 51 modelos fabricados con ese mismo molde.

Son muy pocas las marcas que se mantienen ‘independientes’. A manera de ilustración, cuatro grandes compañías (Volkswagen, Fiat, General Motors y la alianza Renault-Nissan) agrupan a 31 marcas de automóviles. En otras palabras, es muy probable que si usted compra un Seat compre al mismo tiempo un Audi o un Volkswagen.

LO QUE SE HA VISTO EN COLOMBIA 

Seguramente usted no sabe qué es el proyecto X90, pero tal vez tenga un Renault Logan en su garaje. Mucho antes de la integración de la filial Dacia con Renault, existió el proyecto XX90 creado como reemplazo de Dacia 1300 (Renault 12) exclusivamente para países emergentes, de bajo costo y mecánica fiable.

Esos fueron los primeros pasos del antepasado del Logan, que empezó a venderse desde 2005 en Europa del este como ‘el carro de los 6.000 euros’ o ‘low cost’ y a ensamblarse en Rusia, Colombia, Marruecos, Brasil, Irán e India con cambios muy sutiles.

El Dacia Logan conocido en Colombia como Renault Logan también es el mismo Nissan Aprio y su plataforma es la misma del Renault Sandero. Lo cierto es que al final el Logan tiene tecnología francesa, componentes rumanos y motor de Nissan con lo que se llega a la conclusión de que ‘por debajo’ no se sabe cuál carro se compra.

El Scala es un sedán producido por la francesa Renault, con el mismo motor del Nissan Sunny y diseñado con base en el Samsung coreano. Esto se resume en una regla del mercado muy sencilla: se compra donde se consigue lo necesario y a buen precio, se cambian los logos y a vender, que es lo que al final interesa.

(Las 5 marcas de vehículos usados más vendidas en Colombia). 


Los ‘lazos familiares’ de la Alianza Renault-Nissan son evidentes en el Renault Koleos y Nissan X-Trail o entre las pick-up Renault Alaskan y Nissan Frontier.

En los años 70 y 80 vimos el Dodge 1500 que se fabricó en Argentina por Chrysler-Fevre, subsidiaria de Chrysler, a su vez propietaria de Dodge. El Dodge 1500 se basó en el modelo Hillman Avenger producido en Inglaterra por Chrysler Europa.

Haciendo un poco de memoria encontramos que el Chevrolet Monza era el mismo Opel Ascona y los ‘famosos’ y muy queridos Chevrolet Swift, Steem, Sprint, Vitara, Wagon R y Alto eran totalmente de la japonesa Suzuki. Años después Chevrolet compra la coreana Daewoo y nos empaca en el mismo molde los Aveo, Optra y Epica sin dejar de lado que los primeros Spark eran en realidad el mismo Daewoo Matiz.

En Colombia también fueron hermanos durante un tiempo Mazda y Ford. Al Mazda Allegro y al Ford Laser solo los diferenciaba el logo, lo mismo que a sus parientes cercanas las pick-up Ranger de Ford y BT-50 de Mazda. A estas dos marcas se uniría en un tiempo Volvo con lo que comprar un Mazda3, un Volvo S40 y un Ford Focus era casi lo mismo.

OTROS MATRIMONIOS 

Renault-Volvo, unión de corta duración

En 1993 hubo un intento que solo duró tres meses. Los suecos se negaron a concretar la fusión por el temor de que la marca escandinava terminara en manos francesas. Después, Volvo fue comprada por Ford en 1999 por 5.800 millones de euros y vendida posteriormente a la china Geely en 2010 por 1.600 millones de euros.

Daimler-Chrysler, visiones distintas

En 1998 se anunció como “la fusión del siglo”, aunque lo que ocurrió en realidad fue la compra de Chrysler por parte de Mercedes-Benz por 30.000 millones de euros. A los nueve años llegó a su fin por visiones distintas del negocio.

General Motors-Fiat, el arrepentimiento de GM

A finales de los 90, el Grupo Fiat tiene dificultades financieras y busca un socio. En el 2000 lo encuentra en la estadounidense General Motors, que adquiere el 20% de Fiat Auto. Pero la salud de la italiana no presentaba mejoría (tenía más de 8.000 millones de euros de deudas), y deciden poner fin al compromiso en 2005. Fiat llevó a GM a los tribunales pidiendo una indemnización de 3.000 millones de euros, pero luego los italianos se transaron por la mitad, dinero que les sirvió para comprar Chrysler y solucionar sus dificultades económicas.

PSA-General Motors, no repitieron la historia

La difícil situación económica de Peugeot-Citroën tenía a sus directivos buscando soluciones, una de ellas fue un proyecto de alianza con General Motors que duró 22 meses sin que llegara a concretarse. GM no quiso que se repitiera la mala experiencia con Fiat por el mal momento financiero de las dos marcas francesas.

Fiat-Chrysler, los italianos por fin consiguieron pareja

En 2014 Fiat compró el 41,46 % de Chrysler por cerca de 4.300 millones de dólares. Fue un hit pues Jeep tiene un enorme peso comercial como marca a nivel global. Ram también ha sumado ganancias sustanciales. Por ahora las cosas parecen ir sin contratiempos para esta pareja.

Tata Motors-Jaguar y Land Rover, de Inglaterra a India

El grupo industrial indio Tata, la compañía más grande de ese país, adquirió las marcas Jaguar y Land Rover a Ford por unos 1.500 millones de euros.

PSA-Opel, fin a la mala racha de Opel

Al igual que en el caso de Fiat-Chrysler, la adquisición de Opel por parte de PSA a General Motors en 2017 por 2.200 millones de euros sólo les ha dado satisfacciones. Un año después de la adquisición, Opel volvió a dar beneficios (502 millones de euros) tras 16 años con balances en rojo.

Toyota, muy activa en japón

La japonesa, gracias entre otras cosas a su enorme músculo financiero y su bien ganada reputación mundial viene consolidando acuerdos de distinto tipo especialmente con compañías japonesas. En el 2016 compró el 48,8 % restante de Daihatsu que le quedaba por adquirir y dos años después (2018) se quedó con el 5 % de Mazda.

En agosto del año pasado acordó un intercambio accionario con el que Toyota se quedaba con el 5 % de las acciones de Suzuki y en septiembre aumentó su participación en Subaru hasta el 20 % (antes tenía el 17 %).

Volvo-Geely, éxito basado en la confianza

Desde el 2010, año en que la marca sueca fue comprada por Geely, comenzó un nuevo resurgir por la inyección de capital, y sobre todo gracias a la libertad y confianza que los chinos le brindaron para orientar su gama y su filosofía de marca. Por su parte, Geely se ha beneficiado para lanzar una marca de eléctricos ‘premium’, Polestar, y otra marca más ‘popular’, Lynk & Co., con las que Volvo comparte tecnología, al igual que con la propia Geely. La china compró también el 51 % de Lotus y el 49,9 % de Proton, además de London Taxi (los emblemáticos taxis londinenses, ahora eléctricos), así como el 10 % de Daimler.

Volkswagen, el gigante alemán

Volkswagen es hoy por hoy el grupo automovilístico número uno por volumen de ventas, gracias a que ha logrado integrar con éxito a varias marcas y hacerlas funcionar sin mayores problemas. En 1986 compró el 51 % de Seat, en 1990 Skoda, en 1998 la inglesa Bentley, la francesa Bugatti y la italiana Lamborghini y en 2012, después de una ardua disputa en los tribunales, se hizo al control de Porsche.


Redacción Vehículos 
Economía y Negocios 

Recomendados

  • TENDENCIAS
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido