Los nuevo lujos que dejó en evidencia el coronavirus

El cambio de hábitos y de consumo puso sobre la mesa nuevas necesidades. 

Use medias para dormir. Dado que el grado de dilatación de los vasos sanguíneos en manos y pies aumenta la pérdida de calor en e
POR:
Portafolio
mayo 19 de 2020 - 05:11 p.m.
2020-05-19

El carro parqueado, la oficina cerrada, los restaurantes atendiendo por domicilios, las discotecas en silencio, los aviones en tierra… Con este panorama los lujos ahora tienen una nueva perspectiva. La semana pasada hablaba con una amiga que a duras penas iba a su casa a dormir, su hora más temprano de llegar eran las 8 de la noche y salía máximo a las 7 de a mañana. Ahora con esta nueva realidad debe pasar las 24 horas del día en su apartamento de 54 metros cuadrados. Ese espacio era perfecto en un mundo donde la casa era para dormir, bañarse y salir corriendo a cumplir con cada minuto de su agenda que usualmente estaba ocupado. La calle y las oficinas de sus clientes eran su “hogar”.

(El nuevo lujo ¿Cuál es el suyo?). 

Hoy la vida giró 180 grados y para algunos con hijos giró varias veces sobre su mismo eje. Siendo así, el nuevo panorama de bienes y experiencias el lujo cambió, no está claro si es un cambio temporal o si dure un par de meses más. Lo que sí está claro es que a medida que pasa el tiempo el ser humano va creando nuevos hábitos que siluetearán sus comportamientos. Hay dos grandes teorías de creación de hábitos, una dice que en 21 días se crea un hábito, otra dice que son 66 días (Libro One Thing – Gary Keller), teniendo en cuenta el tiempo que ya llevamos en cuarentena y el pronóstico de científicos y autoridades, se van a cumplir los periodos de tiempo para que se creen nuevos hábitos a nuestro regreso a la “normalidad”, si es que esto pasa, o si mejor “regresamos” a una nueva realidad a otra “normalidad”.

A los que nos encanta el mercadeo este cambio de hábitos y por supuesto de comportamientos y consumo nos reta a poder ajustar nuestras ofertas de valor en respuesta a este nuevo consumidor que tiene nuevas necesidades. Es posible que hablemos de un consumidor A.C (Antes de Covid-19) y un consumidor P.C (post Covid-19).

(¿Qué efecto tendrá el coronavirus en las empresas colombianas?). 


Este consumidor “P.C.” está teniendo nuevas necesidades y seguramente se va a querer dar otros lujos que el consumidor “A.C.” ni siquiera lo hubiera pensado. Por ejemplo, quien en su lista de lujos tendría un robot para barrer y otro para trapear, bueno, les confieso que estos aparatos ya entraron en mi lista de deseos. Ante la dificultad para que venga Deyanira, la persona que usualmente me ayudaba en los quehaceres de la casa y la fuerte demanda de tiempo que tengo entre mi trabajo en casa que por demás se ha multiplicado y las labores domésticas, tener ayudantes, así sean de chips, es un gran lujo o ¿será que pronto una necesidad de la base de la pirámide? Mientras que mi carro que adoro, esta haciendo las veces de una porcelana de los años 90´s, me acuerdo en mi casa el gran placer de ver dos “Capo Di Monti” que adornaban la sala. Hoy mi carro adorna mi parqueadero, a veces con nostalgia me acuerdo del “carrito” y bajo y lo limpio, les confieso hasta le he hablado, me da hasta pesar que ya lleva 40 días sin poder pisar el asfalto, pienso que debe extrañar inclusive los huecos de la ciudad que le ponían retos a su andar.

Ahora mi medio de transporte es la patineta eléctrica. Esta además de permitirme el distanciamiento social me hace sentir libre en medio de este confinamiento, tengo bien definido el perímetro de un kilometro para acelerar a fondo esta patineta y cuando llego a 25 kilómetros por hora experimento la sensación de libertad que sentía cuanto pasaba en 0 a 100 kms en 8 segundos en mi carro. Hasta la expectativa de velocidad en vehículos nos está cambiando, la noción de tiempo, velocidad y espacio está tomado un nuevo horizonte.

Cuando le preguntaba a mi amiga sobre qué le hacía falta hoy en su nueva realidad P.C. (Post Covid-19), su respuesta fue: te voy a decir lo que NO me hace falta, además del carro, su respuesta fue no me hace falta ropa, zapatos (que por demás compraba como loca) y carteras. Y en cambio lo que SI me hace falta son implementos de cocina, ahora está descubriendo los placeres de cocinar y de acuerdo con ese nuevo hábito que está adquiriendo su lista de deseos se concentra en la cocina, situación impensable hace unos meses. Bueno, hoy quiere una licuadora de muchos “watts”, un horno tostador y la olla que cocina sin aceite entre otros elementos.

Otras composiciones societarias diferentes a las unipersonales, son familias con hijos que están viviendo en su casa, tal vez por primera vez en su historia más de 72 horas seguidas juntos en espacios reducidos y han encontrado que no tienen los lugares necesarios para una convivencia y una coherencia entre el trabajo, los hijos, el estudio y posiblemente la diversión. Es así como un nuevo lujo es tener espacio en la casa destinado a cada ocupación o en su defecto espacios que se puedan transformar durante el día, por ejemplo, un espacio donde a primera hora del día se pueda hacer ejercicio, un gimnasio y luego sea la oficina. A la inmobiliaria www.area10.com.co están llegando nuevos requerimientos como espacio para tener una huerta orgánica o espacios cerrados, cuando hace un tiempo la moda eran espacios totalmente abiertos. Hoy tal vez las familias quieren privacidad para lograr desarrollar eficientemente todas sus obligaciones. ¿Será una situación coyuntural o será una nueva realidad? no lo sabemos aún.

¿Cuáles son sus nuevos lujos?:

(Lujos no materiales) 

- Una convivencia armónica solo o acompañado  
- Paz mental 
- Dormir bien 
- Comer saludablemente 
- Internet de altísima velocidad

Juan Carlos Briceño Trujillo
Profesor y conferencista de posgrados de la Universidad del Rosario
C.E.O. www.shapemarketing.co – Founder Edukadia.co - Diana55.co

Recomendados

  • TENDENCIAS
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido