Los trastornos del sueño y sus implicaciones en la salud

En Colombia se presentan al año 83.157 consultas por estos casos. Le explicamos cuáles son los más comunes y cómo evitarlos.

Le cuesta dormir y cuando lo haces se despiertas repetidas veces.

Existen más de 100 trastornos diferentes de sueño y de vigilia.

Archivo particular.

POR:
Portafolio
abril 09 de 2019 - 10:00 p.m.
2019-04-09

Si usted ha tenido dificultad para conciliar el sueño, se ha quedado dormido en momentos inapropiados o duerme demasiado, preste atención porque probablemente está sufriendo de trastorno del sueño.

Según cifras del Ministerio de Salud, por año hay un promedio de 83.157 consultas por trastornos de sueño en el país. Asimismo, el Centro de Investigación de Sueño de la Universidad de Loughboroung, reveló que más de 200 millones de personas alrededor del mundo sufren este tipo de afecciones.

Adicional a esto, expertos aseguran que el ser humano pasa un tercio de la vida durmiendo y los problemas relacionados con su buen funcionamiento tienen repercusiones en la salud mental y física.

(Lea: Dormir 20 minutos en el trabajo ayuda a mejorar la productividad

Pero ¿cómo se presentan y qué hacer para evitarlos?

Según el médico cirujano de la Fundación Universitaria San Martín (Fums), Jesús Alberto Ospina, aseguró que los trastornos más comunes incluyen dificultades para conciliar el sueño permanecer dormido y dormir demasiado.

De igual manera, se pueden presentar problemas de este tipo cuando no se mantiene un horario constante de descanso, lo cual sucede cuando se viaja cruzando zonas horarias distintas y con trabajos por turnos en horarios rotativos, particularmente las personas que trabajan en las noches.

(Lea: Seis beneficios para su salud al dormir bien

“No dormir lo suficiente incrementa el riesgo de colapso cerebrovascular, obesidad, aumenta el riesgo de sufrir diabetes, pérdida de la memoria deterioro en los huesos e incremento del riesgo de desarrollar cáncer”, aseguró Ospina.

LOS TRASTORNOS MÁS COMUNES

Según el experto existen más de 100 trastornos diferentes de sueño y de vigilia que se pueden agrupar en categorías principales. Esas son:

Insomnio: incluye dificultad para permanecer dormido. Los episodios pueden aparecer y desaparecer, durar entre 2 y 3 semanas (a corto plazo) o ser duraderos (crónicos).

Somnolencia diurna: las personas se sienten cansadas durante el día. Incluye situaciones en las que la persona necesita dormir demasiado, pero en algunos casos se debe a un problema de cerebro.

Problema con el ritmo: esta afección se presenta en el momento en que las personas no mantienen un horario constante de descanso. Esto sucede cuando se viaja cruzando zonas horarias y con trabajos por turnos en horarios rotativos, particularmente los que trabajan en las noches.

Conductas que interrumpen el sueño: las conductas anormales se denominan parasomnio. Son comunes en los niños e incluyen terrores nocturnos y sonambulismo.

EL TIEMPO RECOMENDADO PARA DORMIR

Ospina asegura que no todo el mundo necesita el mismo tiempo de descanso, aun así se puede determinar un patrón por edades o fases de la vida, ya que de pequeños es más fácil y común dormir durante varias horas y con el paso de los años se van disminuyendo.

Así, el experto de la San Martín señala los siguientes tiempos para dormir según la edad.

Bebés: al nacer, el reloj corporal que dicta el tiempo que pasamos despiertos y los lapsos que dormimos acorde al periodo de luz y oscuridad no está maduro, por lo que recién nacidos pueden dormir una media de 17 horas al día. Con el paso de los meses, van adaptándose al ciclo de luz y oscuridad, durmiendo más tiempo por la noche y menos durante el día.

Niños: los altos niveles de actividad hacen que necesiten todavía entre diez y 13 horas de sueño. Cuando son mayores – cerca de los 10 años – la cantidad de tiempo que duermen disminuye entre ocho y 12 horas, dependiendo de las necesidades de cada niño.

Adolescentes: a partir de los 16 años, generalmente necesitan entre ocho y nueve horas para el desempeño de sus actividades diarias.

Adulto: lo normal es que un adulto descanse entre 7,5 y ocho horas al día.

Mayores: la media son unas siete horas, pero el problema en esta etapa es que se vuelve menos profundo.

Siga bajando para encontrar más contenido