El nuevo lujo ¿Cuál es el suyo?

Hoy en día no son objetos sino sueños. En la actualidad, los lujos están centrados en el “ser”.

Sueños

Para muchos, dormir 8 horas diarias es un lujo que no cambiaría por ningún producto. 

Archivo particular

POR:
Portafolio
agosto 28 de 2019 - 05:25 p.m.
2019-08-28

Hace algunos días revisé el último estudio de BrandZ sobre marcas de lujo. Grandes marcas salieron a relucir su gran demanda y sus crecientes números. Soplan buenos vientos para estas marcas que logran vender más que productos, sueño. Está claro que su rol estratégico dentro de sociedad juega un papel bastante interesante.

Luego de analizar el estudio empecé a preguntar a mis colaboradores y a mis amigos quiénes usaban estas marcas o quiénes pensaban comprar algunas de estas marcas en los próximos 6 meses. De un sondeo de 20, solo 3 piensan comprar algún producto que exhibe estos apetitosos logos. Con muchos de los encuestados el diálogo tomó un rumbo inesperado.

Martín me dice: “Sabe Juan Carlos Briceño, hace algunos años mi sueño era ser Vicepresidente de una multinacional, para comprar cosas y demostrar mi superioridad… y claro ese fue el sueño que nos vendieron en la universidad hace 20 años, pero hoy las cosas cambiaron”. Luego hablé con mi suegro, un gran empresario de 71 años quien me dice: “Juan Carlos, hoy el lujo para mi es tener tiempo para disfrutar con mis nietos, poder saltar con ellos en el saltarín y descansar. Ya con este nuevo giro inesperado donde marcas tan poderosas como Louis Vuitton o Rolex cambian a verbos tan sencillos como Descansar, Comer, Pensar me di la tarea de hablar con gente más joven”.

Catalina, de 26 años, Product Manager en CEMEX, me dice que ella no aspira a tener ninguna de las “top 10 luxury brands”, que ella a cambio prefiere ahorrar para descubrir destinos tan mágicos como la Sierra Nevada de Santa de Marta o ir este fin de semana a Caño Cristales.

Con todas estas evidencias me atrevo a proponer abrir la categoría del lujo en dos. “Lujo para mostrar” y “Lujo para ser”. Está claro que en un mundo donde el qué dirán juega un rol tan importante, las marcas de lujo seguirán siendo protagonistas y tendrán que jugar un papel más hacia temas de auto reconocimiento y auto estima. Pero el otro lujo también está ávido de ser llenado por otras marcas.

Ayer conocí un señor que luego de trabajar por varios años en la agencia de publicidad más reconocida de Colombia y luego de ostentar el título de Director Creativo, decidió dedicar su vida a su pasión. Ahora él vende y promueve deportes de tabla en el mar.

Son muchos los ejemplos que encuentro a diario para poder afirmar que el “lujo centrado en el ser” es una tendencia de largo aliento.

Algunas actividades propias de este nuevo “Lujo del Ser” que encontré son:

- Dormir 8 horas diarias
- Comer sin prisa
- Poder trabajar viviendo la pasión
- Tener tiempo para pensar
- Ser padre (Respuesta de un amigo, esposo de una expatriada de Google que por “culpa” del trabajo, cambio su rol y ahora es feliz al mando de la casa y pendiente de la educación de su hija)
- Poder levantarse hacer ejercicio
- Pintar
- Poder usar tenis en el trabajo
- Tener un perro
- Trabajar desde casa
- Leer (los invito a visitar www.edukadia.com)

¿Cuál es su lujo? Los invito a completar esta lista, de tal forma que más personas puedan revisar este “menú” y puedan configurar su vida para disfrutar de estos “nuevos lujos”, que por demás están al alcance de todos.

Si quieres tener el título de Vicepresidente go for it, recuerda que casi siempre tendrás que renunciar al verdadero lujo. Ni bueno ni malo, solo es una decisión de vida.


Juan Carlos Briceño Trujillo. Profesor de Marketing de la Universidad del Rosario y CESA. CEO Shape Marketing.
Especial para Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido