La soledad del trabajo remoto: Elogios a la oficina

La "camaradería" es lo primero que la gente espera de un eventual regreso a sus puestos de trabajo.

Oficina

La nueva realidad pone de manifiesto la necesidad de plantear nuevas políticas de trabajo con mayor flexibilidad.

Cortesía

POR:
Portafolio
octubre 28 de 2020 - 03:02 p. m.
2020-10-28

El gran experimento del trabajo desde casa de 2020 se ha prolongado durante casi ocho meses, y los resultados preliminares están llegando. En general, las encuestas sugieren que a la mayoría de nosotros nos gusta la mayor parte del tiempo, excepto por una cosa: nos sentimos solos.

Lea: (Automatización y teletrabajo regirán al mundo laboral en postpandemia)

La "camaradería" es lo primero que la gente espera de un eventual regreso a la oficina. La "soledad" a menudo está en la parte superior de la lista de desventajas del trabajo remoto. Sentirse solo no es solo un efecto secundario de trabajar desde casa. Nuestras interacciones sociales fuera del trabajo también se han reducido. Normalmente, una persona que trabajaba de forma remota puede alegrar su día con reuniones en cafeterías o cenas con amigos.

Lea: (Sensores y otros elementos tecnológicos para el regreso a la oficina)

No durante una pandemia. Tampoco estamos trabajando de manera remota por elección propia en este momento. Muchos han sido obligados a irse. Si usted es una persona extrovertida, un gerente, alguien que ama su trabajo o alguien con compañeros de trabajo particularmente maravillosos, es probable que sienta el peso de la soledad de forma especialmente intensa en este momento, dice Gianpiero Petriglieri, profesor asociado de la escuela de negocios INSEAD y autor de un artículo reciente de Harvard Business Review, 'In Praise of the Office' (en espanol, algo como "Elogios a la oficina').

Lea: (Por pandemia subió el número de ‘freelancers’)

Debemos recordar que esta no es una experiencia universal. "Hay un montón de personas que se sentían oprimidas, miserables, silenciadas e invisibles en la oficina", dice Petriglieri. "Y si les preguntan, no creo que digan: 'Oh, me siento tan solo'".

Aquellos de nosotros que nos sentimos solos tenemos más probabilidades de ser los afortunados, los que encajan en la cultura de la compañía y llegan a ser la mejor y autentica versión de sí mismos en el trabajo. Aquellos que tienen un mínimo de poder sobre otras personas pueden verse especialmente afectados. Los gerentes y líderes obtienen afirmación al tener a sus equipos a su alrededor; es un recordatorio tangible de su estatus.

Liderar de manera remota podría no ser tan gratificante como de forma presencial. Al mismo tiempo, los gerentes no sienten menos presión por cumplir con sus propios jefes. Y como Jane Austen escribió una vez, "halagar y seguir a otros, sin ser adulado y seguido a su vez, no es sino un estado de medio placer".

Detrás de eso hay una verdad humana: todos necesitan sentirse valorados. Para algunos, eso ocurre más fácilmente en la oficina. Algunos de nosotros también podríamos sentirnos solos por la persona que éramos en el pasado, la que solía subirse al tren por la mañana, vestida con ropa de trabajo. Tal vez no siempre nos gustó ser esa persona, pero después de una ausencia, se la extraña.

El tiempo lejos de nuestros colegas también podría darnos una imagen idealizada de ellos. Es fácil olvidar las molestas miradas o la insistencia en calentar pescado en el microondas de algunos compañeros de trabajo.

Debido al aumento de los casos de coronavirus, especialmente en Europa y Estados Unidos, parece poco probable que muchas personas regresen pronto a la oficina. Pero hay formas de hacer que el invierno sea soportable. Solo mire el ejemplo de los trabajadores de la economía del concierto que, por definición, no tienen oficina.

La investigación que Petriglieri ha realizado con Susan Ashford y Amy Wrzesniewski ha descubierto que las personas que son más felices de tener una carrera independiente pasan la mayor parte del tiempo construyendo conexiones: con las personas, una rutina, un sentido de propósito y un espacio de trabajo.

Lo que pasa con la oficina, dice Petriglieri, es que ofrece esas cuatro conexiones como un paquete. "Y como con cualquier paquete, no era perfecto, ¿verdad?", pregunta. Pero era práctico. Crear conexiones de manera independiente requiere más esfuerzo.
Una conversación informal a través de una videollamada requiere un poco de planificación. Crear una mala copia de la oficina, tal vez programando el día con una serie de llamadas consecutivas por Zoom, no es la forma de superar este momento de aislamiento.

Eso solo nos recordará todo lo que nos falta. Paradójicamente, un mejor camino a seguir podría ser aceptar que las relaciones de trabajo, así como nuestra relación con el trabajo en sí, son diferentes ahora. "¿Cual es la diferencia entre sentirse solo y estar solo?", pregunta Petriglieri antes de responder a su propia pregunta. "Uno es un estado de privación y el otro es un hecho real".

No está sugiriendo que pintemos una cara feliz a nuestros sentimientos encontrados sobre el momento que estamos viviendo. Pero es un buen recordatorio de que estar sin compañía no tiene que significar sentirse solo.

La pandemia puede habernos arrebatado los encuentros en la máquina de café, pero también nos ha proporcionado más información sobre la vida personal de nuestros compañeros de trabajo: sus montones de ropa, sus gatos obsesionados con el teclado, sus hijos. Esa es una realidad de la pandemia que debemos aceptar ahora, y algún día llevarla con nosotros de vuelta a la oficina.


Bloomberg

Recomendados

  • TENDENCIAS
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido