Vacuna contra el coronavirus llegaría a Colombia en un año

Empresarios del país conformaron una coalición que apoyará al Gobierno en la búsqueda del biológico.

Vacuna

Tienen que inventar la vacuna, ensayarla en animales, en humanos dos veces, construir fábricas, ponerlas en ampollas, estar listos para almacenarlas, transportarlas y aplicarlas a población objetivo.

POR:
Portafolio
agosto 11 de 2020 - 03:01 p.m.
2020-08-11

De la gestión que se haga a partir del momento en que se anuncien las primeras vacunas efectivas contra el Covid-19, podrá garantizarse que países como Colombia cuenten con ellas y logren distribuirlas acertadamente entre sus ciudadanos. Y es mucho lo que en este aspecto pueden, a juicio de Gabriel Jaramillo Sanint, contribuir los empresarios.

Lea: (Tratamiento con plasma contra el coronavirus mostró buenos resultados)

Con casi cuatro décadas de experiencia en el sector financiero nacional e internacional, un campo en el que ocupó destacados cargos y dirigió complejas operaciones, y con un exitoso desempeño como CEO del Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria en Ginebra, Suiza (2012-2013), Jaramillo encabeza la secretaría general de la coalición de empresarios colombianos que apoyará al Gobierno en la tarea de garantizar que el país acceda a la vacuna contra el nuevo coronavirus.

Lea: (Economía del país tocaría fondo en el segundo trimestre)

“No soy un experto en salud pública, pero sí conozco sobre gestión en ambientes inciertos. Lo que está en juego no es si se logrará tener una vacuna, sino para qué mes estará disponible”, señala Jaramillo.

Lea: (Los países que ya han reservado 5.700 millones de dosis de vacunas)

El reconocido empresario no duda en calificar esta coyuntura como “uno de los momentos más retadores y desafiantes que ha emprendido la humanidad. Es mucho más complejo que el descubrimiento del espacio y estoy seguro de que lo aprendido transformará el mundo con cientos de aplicaciones en múltiples industrias para el bienestar de la población”, dice.

¿Por qué resulta tan complejo garantizar la provisión de la vacuna contra la Covid-19 a países como Colombia?

Estamos viviendo un momento único en el que genios de innumerables especialidades en el mundo se han unido para hacer una vacuna en menos de 18 meses, una tarea que normalmente se demora 20 años. Tienen que inventar la vacuna, ensayarla en animales, en humanos dos veces, construir las fábricas, ponerlas en ampollas, estar listos para almacenar y transportarlas a temperaturas que pueden variar entre 8 y menos 80 grados, y finalmente aplicarlas a la población objetivo. Muchos de los que se están inventando las vacunas lo están haciendo por primera vez, con tecnologías nunca ensayadas y en algunos casos por compañías que nunca las han producido. Y si todo esto funciona, hay que llevarla hasta el último rincón con la seguridad de que no le vaya a hacer un mal a alguien. Todo esto en un mundo que, en lugar de estar unido, está cada vez más polarizado.

Las complejidades no paran ahí…

No. Para describirlo de forma sencilla: quienes las compremos tenemos que escoger entre 200 opciones y adquirir millones sin saber si esa vacuna estará entre las exitosas y con la incertidumbre de no saber a qué temperaturas hay que transportarlas, si las entregan en ampollas, si el efecto dura un año o seis meses. La complejidad es evidente y créame que lo que le he descrito es una simplificación de la realidad.

¿Por eso surgió la iniciativa de crear una coalición de empresarios para apoyar al Gobierno en la consecución y distribución de vacunas?

Los empresarios están fuertemente afectados por la pandemia y han demostrado gran resiliencia trabajando en todo el tema de intervenciones no terapéuticas, han sido líderes en la implementación de protocolos, en la aplicación de medidas y ajustes en sus operaciones no solo para garantizar la vida y la salud de los empleados, sino para garantizar el abastecimiento de las familias en Colombia y en la región.

Ahora, con gran desprendimiento acogemos la oportunidad de colaborar con el Gobierno en esta situación que es extraordinaria. El sector privado tiene confianza en el programa de vacunación del Ministerio de Salud, pero ante una situación como esta se requiere sumar esfuerzos con visión de país y trabajar en conjunto con el Gobierno, para lograr la consecución y distribución de las vacunas.

¿Cuándo empieza a trabajar la coalición?

Comenzamos hace 20 días definiendo principios claros como equidad, solidaridad, colaboración, excelencia, transparencia, filantropía, sin ánimo de lucro, sin protagonismos y sin conflictos de interés. El presidente Iván Duque y el ministro de Salud, Fernando Ruiz, acogieron la idea con entusiasmo y ya estamos engranando equipos. Mi principal función, durante estas semanas, es invitar a todo el empresariado a que se una a esta alianza para conseguir las vacunas.

¿Con qué recursos humanos, técnicos y presupuestales va a contar la coalición para desarrollar su labor?

La iniciativa se ha organizado alrededor de una estructura flexible con los mejores técnicos nacionales e internacionales en cada uno de los puntos de la cadena de valor de las vacunas: investigación, producción, compra y adquisición, distribución y posteriormente su llegada y aplicación en Colombia. En cada una de estas etapas tenemos capacidades.

En la producción podríamos ayudar en el envase de las ampolletas, si se requiere. Pero creo que donde más podemos ayudar es en la estrategia de análisis y mitigación de los riesgos, la estrategia de portafolio de vacunas y obviamente en la logística. Donde no tengamos conocimiento contrataremos los mejores expertos del mundo y los pondremos a disposición del Gobierno. Contaremos con los profesionales del sector privado que se requieran además de buscar los mejores expertos internacionales para que nos asesoren a ser exitosos en el ambiente tan complejo que enfrentamos.

¿Cuáles son los objetivos de la coalición?

Nuestra labor es apoyar al Gobierno en aquellas disciplinas de conocimiento y capacidades que son robustas en el sector privado. Para este aspecto de gestión y mitigación estamos creando un fondo de riesgo sin ánimo de lucro, que asuma riesgos que faciliten reducir la enorme incertidumbre propia del momento que estamos viviendo. El objetivo lo pone el Ministerio de Salud con un plan claro pero suficientemente flexible para adaptarse a una realidad cambiante, y conseguir la vacuna para los colombianos.

¿Cómo se va a articular el trabajo con el del Gobierno Nacional?

El que compra y aplica vacunas es el Ministerio de Salud, que cuenta con profesionales y experiencia probada en esta actividad. En Colombia se vacunan 8 millones de personas todos los años, sin que nos demos cuenta. En esta ocasión las circunstancias son realmente desafiantes y juntos tenemos más chance de acertar. Nuestro objetivo es apoyar al Gobierno Nacional con insumos técnicos, organizacionales y la creación de un fondo de riesgo para fortalecer la posición de Colombia en la estrategia de acceso a las vacunas para el Covid-19

¿La Coalición podría, eventualmente, también apoyar al Gobierno en la consecución de medicamentos e insumos para tratar la enfermedad?

En este momento, el énfasis es poder sumar nuestras capacidades a las del Gobierno para lograr ese objetivo de la vacuna trabajando conjuntamente desde esa visión de país por buscar salidas a partir de las intervenciones no terapéuticas y ahora a través de la vacuna para proteger la vida y la salud de las personas e ir reactivando nuestra economía. Dicho todo esto, mantendremos el ojo en los desarrollos terapéuticos y test de diagnóstico rápidos.

Aunque es difícil hablar de fechas, ¿qué tan cerca o lejos considera que se está de contar con las primeras vacunas efectivas contra el Covid-19?

Quisiéramos una solución ideal y hemos construido la idea equivocada de que con ella volveremos a la normalidad que teníamos antes de un día para otro. Sin embargo, lo cierto es que de la primera generación de vacunas, debemos esperar una eficacia alrededor de 60% con repetición cada 6 meses o menos. La realidad es que la pandemia la dominaremos con una combinación de herramientas científicas y de comportamiento que reduzcan la propagación del virus. La vacuna será una herramienta poderosa en el arsenal y especialmente útil en ciertos segmentos. Igualmente importante es la incorporación de nuevos medicamentos y mejores test.

Todo eso vendrá en los próximos meses. Lo que corresponde es ser eficientes en la compra que, en el escenario actual, nos permitirá tener la vacuna en el tercer o cuarto trimestre del 2021. El tapabocas, el distanciamiento físico, el lavado de manos, la vacuna, los nuevos medicamentos y un programa de test robusto nos deberían llevar a una nueva normalidad para el 2022.


Sonia Perilla Santamaría
Economía y Negocios

Recomendados

  • TENDENCIAS
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido