Obsesión por comida sana puede matar

Se trata de la ‘ortorexia nerviosa’, una nueva, preocupante y peligrosa alteración alimentaria.

Archivo Portafolio.co

Plato

Archivo Portafolio.co

POR:
abril 30 de 2011 - 12:41 a.m.
2011-04-30

 

Los seres humanos nos estamos convirtiendo en esclavos ciegos de la estética y en siervos descerebrados de la llamada comida saludable hasta el punto de poner en riesgo nuestra propia sanidad física, mental y emocional.

Comer sólo lo orgánico, sin grasas, sin azúcares, sin aditivos, sin carnes rojas, huevos, sin leche de vaca, y tomar 8 vasos de agua pura al día, entre otras rutinas, son hoy las prioridades alimenticias de un creciente número de personas en Colombia y en el mundo.

Pero ¡cuidado!, la obsesión enfermiza por esas prácticas puede costarle la salud o la vida. La ortorexia, es un trastorno alimentario, similar y tan peligroso como la anorexia y la bulimia. 

También requiere de tratamiento y de la ayuda de sicólogos, siquiatras, nutricionistas y de fármacos, como antidepresivos, ansiolíticos y otros medicamentos, en los casos más graves.

El término casi nadie lo conoce, aunque es empleado desde 1997 por el médico norteamericano Steven Bratman, quien definió así las alteraciones alimentarias registradas en personas que presentaban la obsesión enfermiza por la comida y la vida sana.  Son esos los seres que evitan las carnes y otros derivados animales y que se alimentan especialmente de frutas y verduras, pero que no hayan estado expuestas a herbicidas, plaguicidas, aguas sucias o sido cultivadas en terrenos infectados por algún tipo de contaminación. 

En los casos extremos, el anoréxico sólo consume las frutas o los vegetales si, además de reunir las características mencionadas, son cortados de cierta forma o preparados en recipientes de cerámica o madera, según el psiquiatra colombiano Christian Muñoz Farias.  “Son adictos a lo natural y a todo lo que consideran “puro”.

El miedo que invade sus pensamientos es no contar con un alimento depurado, libre de tóxicos.

La diferencia entre los anoréxicos y los ortoréxicos radica en que los primeros están obsesionados con la cantidad de comida que ingieren y los segundos, con la calidad”, sostiene. Además, resalta que los ortoréxicos creen que “los alimentos biológicamente puros son los únicos que les aseguran una buena salud y los pueden mantener vivos”. Pero esa obsesión enfermiza por la calidad puede llevarlos a la muerte.

Muchos de los ortoréxicos son capaces de pasar sin comer largos periodos si no encuentran los alimentos adecuados y corren el riesgo de morir de inanición o de desnutrición, de acuerdo con el doctor Bratman.

Según el Centro para Trastornos Alimentarios del Reino Unido, este transtorno puede poner en riesgo la vida de los seres humanos porque, además de ser un trastorno “progresivo y silencioso”, amenaza la salud al limitar de forma radical la ingestión de los alimentos necesarios para el adecuado desarrollo de los invividuos .

Síntomas y daños 

Algunos de los síntomas que pueden revelar que la obsesión de alimentarse bien se está convirtiendo en un trastorno es cuando una persona hace de la comida un ritual exagerado.

“Como tienen tendencias obsesivas y adoptan conductas compulsivas, dedican varias horas de la semana a diseñar menús para cada día, a buscar los alimentos que creen buenos y a prepararlos como les parece adecuado. Tienen la convicción de que los preservantes son peligrosos, igual que los alimentos sometidos a cualquier proceso industrial”, afirma el Doctor Muñoz.

Los ortoréxicos pueden presentar en lo físico exceso o escasez de vitaminas, disminución en la masa corporal, bajas y subidas de tensión y problemas cardiovasculares.

En lo sicológico, padecen de la ansiedad que experimentan los obsesivos compulsivos. Presentan, por lo general una euforia exagerada, que contrasta con la elevada ansiedad, debido a los altos niveles de dopamina y a los bajos de serotonina.

Está enfermedad no sólo afecta la salud física sino emocional; muchas personas tienden a ser excluidas de sus grupos sociales. 

Gloria Helena Rey

Siga bajando para encontrar más contenido