close
close

Tendencias

El día que a Pelé lo expulsaron en un partido en Colombia

Empezó como una fiesta pero terminó en una bochornosa crónica policial el 17 de julio de 1968.

Pelé en Bogotá

El mundo llora la muerte de Pelé.

POR:
Portafolio
diciembre 29 de 2022 - 03:42 p. m.
2022-12-29

La noche del 17 de julio de 1968, en El Campín, los hinchas del fútbol presenciaron la expulsión de Pelé, uno de los mejores jugadores de la historia del fútbol, quien murió este jueves 29 de diciembre en Sao Pablo.

(En contexto: Murió Pelé, la leyenda del fútbol brasileño, a los 82 años). 

El árbitro lo sacó de la cancha, para una época donde todavía no existían las tarjetas rojas sino hasta dos años después en la Copa del Mundo. El juez era Guillermo Velásquez Ramírez, el ‘Chato’.  

Horas después del incidente, Pelé le aseguró a Germán Castro Caycedo, por entonces cronista de EL TIEMPO, que esa era la tercera expulsión de su carrera. “La primera fue ocho años atrás, y la segunda, hace siete, ambas en Brasil”, dijo. Pero el astro sabía hacia dónde iban las preguntas. “Lo de anoche, después de todo, no tiene importancia. Hubo razón de ambas partes”, agregó.

Fue una de las expulsiones más famosas en la carrera de Pelé. El tema se convirtió en leyenda. La expulsión era justa, pero lo histórico fue lo que vino después: una agresión de prácticamente toda la delegación del Santos al ‘Chato’. 

De las 28 personas, me pegaron 25. Los únicos que no lo hicieron fueron el médico, un periodista de Folha de São Paulo y Pelé”, repetía Velásquez cada vez que le preguntaban. Como era tan seguido, ya se sabía las respuestas de memoria. Y así pasó, cada vez que le tocaron el tema, hasta su muerte, el 26 de junio de 2017. 

(Además: La historia de Pelé: de dónde salió el apodo por el todos los conocían). 

Expulsión de Pelé en Colombia

Así registró EL TIEMPO en su edición del 18 de julio de 1968, los bochornosos hechos registrados en el estadio El Campín, de Bogotá.

Archivo EL TIEMPO

En la cancha, se calentó el juego a los 3 minutos cuando Alfredo Arango, jugador de la Selección Olímpica de Colombia, rival de Santos esa noche, anotó el primer gol. Después, José Manuel Ramos Delgado, defensa argentino, protestó un fuera de lugar. El 'Chato' desautorizó y validó el gol. 

Ramos Delgado se fue a donde Lima, el capitán del Santos, que además era concuñado de Pelé, a decirle que intentara convencer a Velásquez de anular el gol. En ese momento, el jugador le pegó una patada al 'Chato' y el juez lo mandó a las duchas. 

Después el jugador volvió a la cancha, intentó agredir de nuevo al 'Chato' y este le respondió con un golpe. “Yo sé que no está bien responder una agresión. Pero quiero que me muestren en qué parte del reglamento dice que yo tengo que dejarme pegar”, aseguró después el árbitro en una entrevista. 

Con el partido caliente, en un tiro de esquina Pelé tuvo un forcejeo con Luis Eduardo ‘Camello’ Soto en el área. Y el 10 se le fue encima al árbitro. Le pedía un penalti. 

Yo hacía como unos 15 o 20 días había llegado de un torneo aficionado en Leticia, en la frontera con Brasil, con equipos de ese país, de Perú, Ecuador y Colombia. Allí fui a un sitio a ver bailar y lo primero que uno aprende de otro idioma son las groserías. ¡Pelé me las dijo todas, y yo se las entendí! Entonces le dije en brasileño: ‘Usted está equivocado conmigo’, le señalé la salida y él se fue corriendo de la cancha”, recordó el ‘Chato’ en 2010, en entrevista con EL TIEMPO. 

(Siga leyendo: Los récords y las distinciones de Pelé durante su carrera futbolística). 

Después llegó el estallido. “No tuvieron la menor dosis de cultura ni de valentía. Atacaron con alevosía y mala intención a un juez que también se había equivocado”, escribió Hernán Peláez Restrepo en su columna del 18 de julio. 

Golpearon al árbitro hasta dejarle un ojo cerrado y lo tuvieron que sacar a un camerino. A Ómar Delgado, que estaba como juez de línea, lo mandaron a pitar el partido. Y para completar la terna, Mario Canessa, que estaba como espectador, bajó a la cancha y corrió en la línea, vestido de saco y corbata y con un pañuelo que hacía las veces de banderín. 

Guillermo 'Chato' Velásquez

Guillermo 'Chato' Velásquez

Archivo / EL TIEMPO

El partido terminó de jugarse; Santos acabó ganando 4-2, pero el asunto no terminó ahí. Velásquez, antes de que Delgado hiciera sonar el pitazo final, llegó a la comisaría del norte, en la calle 40 con carrera 13, e interpuso una demanda contra sus agresores, por lesiones personales. Le dieron 25 días de incapacidad. 

Con el mismo código de vestuario con el que Canessa hizo de juez de línea, saco y corbata, toda la delegación del Santos llegó a la estación. Allí, el comisario de turno, Isaac Cadena Medina, de una vez le puso las condiciones a un calmado Pelé: “Usted podrá ser el rey del mundo, pero acá mando yo”. E hizo que todos los jugadores se pararan contra la pared, para que el ‘Chato’ pudiera identificar a sus agresores.

(Vea: Empresario, actor y cantante, otras facetas en las que incursionó Pelé). 

Pelé y el ‘Chato’ sellaron la paz con un apretón de manos. “Contra ti no tengo nada, Pelé, porque acataste la orden de expulsión, pero no puedo dejar mi dignidad de árbitro y de ciudadano por el suelo”, le dijo, con el periodista Alberto Piedrahíta Pacheco como testigo, con bocina de teléfono en mano, transmitiendo en directo la charla para RCN. Una disculpa por escrito del plantel del Santos y un pago de 18.000 pesos de la época cerró el caso.

PORTAFOLIO
Con información de EL TIEMPO*

Destacados

  • TENDENCIAS
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido