La nueva apuesta de parrilla árabe

El restaurante ‘El Bardo’ decidió apostar por este nuevo concepto de gastronomía.

Gastronomia

El restaurante está ubicado en la Zona G de la capital colombiana.

Archivo particular

POR:
Portafolio
octubre 22 de 2018 - 02:22 p.m.
2018-10-22

Un sitio pequeño pero acogedor para compartir y disfrutar lo mejor de la tradición de parrilla de medio oriente. Así es El Bardo, una propuesta auténtica que acaba de abrir sus puertas en Bogotá y que busca darle un nuevo aire a la Zona G de la capital colombiana.

Su creador es Farid Elhaje, un joven administrador de empresas y cocinero aficionado, de padres libaneses y criado en la Guajira, quien decidió apostar por un nuevo concepto de parrilla árabe.

Farid sabe que cuando se menciona la cocina árabe, los colombianos suelen limitarse a pensar en lo más tradicional como el kibbeh, el hummus o el arroz de almendras, sin embargo, El Bardo va más allá porque busca rescatar en occidente la importancia que tiene la parrilla en la mesa de medio oriente.

Aunque la propuesta es descomplicada no deja de ser de alta gastronomía. En sus mesas es posible degustar cortes de certified angus beef®, cordero, salmón, y pollo respetando la sazón y técnica propia de las parrillas árabes.

Esta cocina tiene una forma muy particular de preparar platos como el Kafta, hecho con carne de cordero que se muele y condimenta, se hace en forma de albóndigas y se sirve en pinchos o en un shawarma. Ofrecen un increíble pollo marroquí cocinado lentamente en una salsa agridulce y así mismo, tienen opciones vegetarianas como el falafel.

Farid destaca que no se trata solo de compartir, sino de hacerlo con productos que no se consiguen en otros restaurantes. Un buen ejemplo es el de la pizza de hummus. En El Bardo se atreven a ofrecer una variedad innovadora del hummus de garbanzo, pues tienen opciones como hummus de pesto, picante, betabel o berenjena que con carne parrillada y queso feta logra transformarse en una pizza y así ofrecen un plato único en Colombia.

PARRILLA Y POESÍA 

Lo auténtico de El Bardo no solo se encuentra en su nombre, mezclas y sabores, sino que se extiende a su espacio y a la experiencia que promete a sus comensales. Y eso es gracias a la poesía. “El nombre se inspira en uno de mis hobbies, siempre me ha gustado leer poesía. Un bardo en la historia antigua de Europa, era un personaje que recitaba de forma oral, historia y poesía sobre sus pueblos. Este significado enmarca nuestro propósito, pues quiero contar la historia de la gastronomía de mi pueblo, la de una autentica parrilla árabe, mientras disfrutamos de la buena poesía”, explica Farid.

Pequeños detalles de poesía se pueden encontrar en el sitio, y un poema en la mesa o al final del plato son la excusa perfecta para terminar con un cóctel y fumar un poco de tabaco en un narguile. En El Bardo se puede almorzar o cenar, lo importante es compartir y dejarse llevar por los sabores y la poesía.

Siga bajando para encontrar más contenido