Tómese un aire y deje el cigarrillo

La adicción a la nicotina es una enfermedad crónica y necesita tratamiento.

POR:
enero 29 de 2012 - 12:37 p.m.
2012-01-29

“Quiero, pero cuando lo dejo dos o tres días me siento morir, prefiero fumar para no sentirme enfermo”, dice Juan*, quien hoy lucha por dejar el cigarrillo.  

La tos, la fatiga y los mareos lo llevaron a consultar con un neumólogo, quien le confirmó lo que temía: “probablemente tiene una enfermedad pulmonar que lo puede llevar a la muerte”.

A los pocos minutos supo que lo suyo no era falta de carácter, de persistencia. La adicción a la nicotina es una enfermedad crónica y necesita tratamiento, como cualquier otra farmacodependencia. “El tabaquismo no es un hábito, es una patología grave, tan severa y difícil de manejar, como la adicción a la heroína.

Eso explica que las personas, aún sabiendo que perjudica la salud y quieren dejarlo, no pueden.

La adicción física se los impide”, explica Nelson Páez Espinel, neumólogo, director de la Fundación Neumológica Colombiana. “Incluso, las recaídas son similares a las que padecen los cocainómanos, pero en el caso del tabaco, si el tratamiento es llevado por buen camino, hay por lo menos tres o más probabilidades de ganar la batalla”, agregó.

Ahora se incluyen varios componentes en el manejo de los pacientes, uno psicológico, otro farmacológico y un seguimiento clínico.

La meta está en dejar el vicio, y para siempre, entre las ocho y las 12 semanas. Lo primero que hacen los especialistas es un perfil de la persona, porque mil fumadores no son iguales.

A partir de esa indagación se decide qué tipo de tratamiento necesita, al igual que la intervención psicológica y farmacológica que debe seguir. A esto debe sumarse la clase de terapia conductual y algunas recomendaciones adicionales del especialista.   

Colombia tiene varias estrategias: firmó un convenio con la OMS encaminado a tener lugares libres de humo y prohibe que se vendan cigarrillos al menudeo, explica Diana Rivera, coordinadora de políticas y movilización social del Instituto Nacional de Cancerología.

Algunos datos dan fe de la magnitud de este problema y sus consecuencias:

- En Colombia, cada año mueren 25 mil personas por enfermedades relacionadas con el tabaco.

- El 18 por ciento de la población nacional tiene enfisema pulmonar. La primera causa de este mal es el tabaco.

- Los accidentes coronarios y cerebrovasculares se multiplican por cinco en las personas que fuman. El infarto, a causa del tabaco es uno de los males que más altas tasas de incapacidad produce.

- Las afecciones relacionadas con el cigarrillo muestran sus primeros síntomas 10 o 20 años después de la primera bocanada de humo.

*Nombre cambiado por solicitud del entrevistado.  

Siga bajando para encontrar más contenido