close
close

Tendencias

Trabajadores rurales, con la tasa más alta de accidentalidad laboral

Conozca cuáles son las cifras más representativas sobre la accidentalidad laboral en la agricultura colombiana.

Escasez e infraestructura limitan acceso al agua en el campo

Archivo Portafolio

POR:
Portafolio
septiembre 09 de 2020 - 12:22 p. m.
2020-09-09

A propósito del Día Internacional de la Agricultura, el Consejo Colombiano de Seguridad entregó cifra respectó a la accidentalidad laboral en el país en este sector.

(Disminuyen los accidentes laborales en el país). 

De acuerdo con las cifras, durante el primer trimestre de 2020 en Colombia, 134.929 trabajadores sufrieron un accidente laboral, 32.496 menos que los ocurridos durante el mismo período en el 2019. Por su parte, el número de muertes en el trabajo durante el primer trimestre de 2020 ascendieron a 92, de las cuales 91 corresponden a eventos por accidentes de trabajo y 1 caso de muerte por enfermedad laboral.

(Este es el sector con mayor riesgo en accidentes laborales). 


Frente a estas cifras, los trabajadores rurales ocuparon el primer puesto como actividad con mayor número de accidentalidad en el país durante el primer trimestre de 2020, seguidos por minas y canteras, industria manufacturera y el sector eléctrico, gas y agua.

En el caso del sector de la agricultura, el número de accidentes laborales ascendió a 15.044 durante este primer periodo del año.

Según el informe de accidentalidad laboral del (CCS), los departamentos de Colombia con mayores casos de accidentes durante este periodo fueron Magdalena, Meta, Antioquia, Risaralda y Cundinamarca, en ese orden.

Las explotaciones agrícolas suelen ser una combinación de lugar de trabajo y hogar, por lo que los niños y las personas de edad avanzada están expuestos a riesgos innecesarios y se enfrentan a numerosas situaciones de peligro.

Según la OIT, el sector agrícola emplea a alrededor de 1.300 millones de trabajadores en todo el mundo, lo que representa la mitad de la fuerza de trabajo mundial. En términos de fallecimientos, lesiones y problemas de salud relacionados con el trabajo, es uno de los tres sectores de actividad más peligrosos (junto con la construcción y la minería).

Durante el 53 Congreso de Seguridad, Salud y Ambiente, del 14 al 18 de septiembre, tendremos expertos nacionales e internacionales en la implementación de estrategias exitosas para la gestión del riesgo en el trabajo, quienes trazarán la ruta a seguir para el desarrollo de nuevos modelos que nos ayuden a disminuir los accidentes laborales en la agricultura y la industria en general.

De acuerdo con el Censo Nacional Agropecuario, existen 2,7 millones de productores en Colombia, de los cuales, poco más de 725 mil son residentes en el área rural dispersa censada. Esto evidencia la importancia de esta población para nuestra economía, nuestra identidad, nuestra cultura y sostenibilidad.

La agricultura y la silvicultura ocupan siempre el tercer o el cuarto lugar en la lista de las profesiones más peligrosas de la Unión Europea. Ahora si la regulación y la tecnología avanzada de este continente continúa generando accidentes y problemas de salud a los trabajadores, en Colombia hay mucho más por hacer.

Millones de recursos son destinados anualmente por las organizaciones para tecnificar las producciones y dotar a los trabajadores de los elementos necesarios para garantizar su seguridad en el trabajo. Sin embargo, con el tiempo las herramientas y procedimientos han cambiado, pero el riesgo también. Siguen presentándose casos que evidencian lo lejos que estamos de contar con una cultura preventiva.

PRINCIPALES CAUSAS DE MUERTE

•Accidentes de transporte (atropellos o vuelcos de vehículos).
•Caídas de altura (desde un árbol, a través de una cubierta).
•Golpes por caídas de objetos o por objetos en desplazamiento (maquinaria, edificios, fardos de paja, troncos de árboles).
•Ahogamientos (en depósitos de agua, tanques de purines, silos).
•Manipulación del ganado (ataques o aplastamientos por animales, zoonosis).
•Contacto con maquinaria (partes móviles no protegidas).
•Aprisionamientos (bajo estructuras derrumbadas).
•Electricidad (electrocuciones).

La OIT reconoce el carácter particularmente peligroso del trabajo agrícola en su Convenio sobre la seguridad y la salud en la agricultura (núm. 184), adoptado en 2001. Participa en la promoción de un programa de formación voluntario, participativo y orientado a la acción llamado mejoras laborales en el desarrollo de los barrios (WIND).

Destacados

  • TENDENCIAS
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido