Una fogata prendió la ‘chispa’ en campamento venezolano

Días después de que se desataran desmanes en el refugio que dispuso el Distrito, la calma ha vuelto al sector, pero continúan las quejas. 

Campamento venezolano

Así luce el campamento venezolano, ubicado en Salitre.

Archivo particular

POR:
Portafolio
noviembre 28 de 2018 - 04:06 p.m.
2018-11-28

Hace unos días el Distrito tuvo una ‘prueba de fuego’ respecto a su posición en la atención de los migrantes venezolanos. Varias personas que estaban ubicadas en un campamento que dispuso la Secretaría de Integración Social, protagonizaron serios desmanes, que despertaron la crítica de muchos.

Tras el incidente, 15 personas fueron deportadas. No obstante, el albergue continúa en funcionamiento.

(Así se vive el drama social en Venezuela). 

‘El florero de Llorente’ que desató este hecho fue una fogata.

“Todo inició porque durante los primeros días sólo se les repartió comida fría a quienes habitan el refugio. Esto, siguiendo los protocolos de seguridad nutricional para evitar posibles infecciones estomacales. Antes de darles comida caliente se debe adaptar progresivamente al cuerpo. Sin embargo, a ellos les enfadó que sus alimentos estuvieran fríos. Hicieron una fogata para calentar la comida y como esto está prohibido se les llamó la atención, pero ellos respondieron con violencia”, indicó una fuente.

Y es que aunque la fogata fue la excusa, son varios los motivos que generaron la bronca, entre ellas la escasez de alimentos, las disputas por las donaciones, el mal estado de los baños y hasta chismes.

“Aquí nos quieren tener con pan, una manzana y un jugo tres veces al día, ¿pero quién almuerza con eso?, hay niños deshidratados allá adentro. Entonces nos llegaron con que nos querían dar una cajita con pan y pues nos molestamos, con justa razón”,
denunció una mujer que permanece en el refugio. Agregó que tampoco les permiten ingresar alimentos por su cuenta.

(Las recetas para acabar con la hiperinflación de Venezuela).


“Yo salgo a trabajar y rebusco lo que pueda y traigo una comidita ya hecha y no me la dejan ingresar. ¿Cómo cree que uno va a sobrevivir con un pan y un jugo? No nos dejan ingresar nada. Hay gente que nos quiere colaborar afuera y nos trae donaciones y esas cosas, y no dejan ingresar nada, nos tienen ahí prácticamente presos”, insistió.

Pese a las críticas por parte y parte, hoy, días después de este hecho, el albergue funciona con una relativa tranquilidad.

“Siempre habrán pequeños problemas de convivencia en lugares en los que hay muchas personas en este tipo de condiciones. Cualquier rencilla, palabra, mirada o incluso un mal entendido pueden volver a ‘prender la chispa’, pero para eso se han realizado estrategias de convivencia con gestores para solucionar cualquier tipo de problema en el menor tiempo posible y evitar altercados”, indicó uno de los uniformados que vigila la entrada al lugar.

¿INFILTRADOS?

Para garantizar la seguridad en el refugio, periódicamente las autoridades realizan operativos conjuntos de manera sorpresiva, en los cuales se han encontrado sustancias alucinógenas, elementos corto punzantes, entre otros objetos prohibidos que han sido decomisados.

(Colombia tiene listo plan de contingencia para recibir hasta un millón de personas desde Venezuela).


Además, se realizan operativos de inteligencia, ya que corre el rumor de que los desmanes de hace unos días fueron provocados y planeados por militantes del Gobierno y la Guardia Nacional Venezolana, por lo que no se descarta que hayan infiltrados que quieran deslegitimar el proceso que adelanta la Administración Distrital.

Campamento venezolano

Elementos cortopunzantes y droga ha sido decomisada en operativos sorpresa.

Archivo particular

“Estamos haciendo todo un ejercicio de verificación para ver qué podemos encontrar después de esas investigaciones, pero sí es bastante extraño. Tenemos información que hay personas que quieren sabotear esa clase de actividades, precisamente para que no se vea esa imagen de manera internacional”, aseguró en su momento Christian Krüger, director de Migración Colombia.

Y es que se logró identificar que algunas de las personas que fueron deportadas tenían documentación falsa. Aunque esta versión no ha sido confirmada ni desmentida, por ahora, es una posibilidad que se analiza. 

Así mismo, las autoridades vienen adelantando campañas de planificación familiar, en las que se han repartido más de 2.000 condones. “Hay jóvenes de muy corta edad con hijo y buscamos que ellos entiendan la importancia de planificar su vida sexual”, indicó un integrante del equipo médico que está en el campamento.

LO IMPORTANTE ES AYUDAR

Aunque el Distrito ha tenido que soportar las críticas de varios sectores, funcionarios que no revelaron su identidad, han señalado que aún con los problemas que se han presentado, también se ha recibido el apoyo de muchos ciudadanos que ven en estas actividades humanitarias algo muy positivo.

“Sabíamos que iban a llover críticas, que no iba ser fácil, pero lo importante es ayudar. Las autoridades han seguido los protocolos necesarios y se puede decir que han cumplido. Trabas también han existido, pero sigue el ánimo de ayudar y aquí estamos”, manifestó un miembro del equipo de Integración Social, que prefirió no revelar su identidad. “No desfallaremos y seguiremos ayudando con el corazón”, concluyó.

Siga bajando para encontrar más contenido