Andrés Espinosa Fenwarth
Columnista

Virus de lesa humanidad

El 20 de enero, el Ministerio de Salud chino y la OMS aceptaron que la transmisión del Covid-19 era justamente persona a persona.

Andrés Espinosa Fenwarth
POR:
Andrés Espinosa Fenwarth
abril 21 de 2020
2020-04-21 10:48 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c785bc27f1c.png

El nuevo coronavirus, denominado Covid-19, podría ser considerado un atentado de lesa humanidad, es decir, de agravio a toda la humanidad. El primer caso de Covid-19 se remonta al 17 de noviembre de 2019, según el South China Morning Post, diario con sede en Hong Kong.

Esta publicación sostiene que las autoridades chinas identificaron al menos 266 personas contagiadas el año pasado y guardaron total hermetismo al respecto.

De acuerdo con el Financial Times del 31 de diciembre, el vicepresidente de Taiwán, Chen Chien-jen, informó a las autoridades de China continental y de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que sus médicos habían escuchado de colegas de ese país que el personal médico se estaba enfermando, señal inequívoca de transmisión del virus persona a persona. Este elemento indicaba, además, que era altamente contagioso.

Taiwán afirma que China y la OMS ignoraron esta alerta, y, en consecuencia, retrasaron la respuesta global a la pandemia.

En el mismo mes de diciembre, Li Wenliang -joven oftalmólogo del Hospital Central de la ciudad china de Wuhan donde se originó el Covid-19- fue detenido por la policía después de alertar acerca del virus a un grupo de excompañeros de estudios en las redes sociales. Sorpresivamente, Li murió 45 días después.

Desde entonces, varios de los médicos y periodistas que informaron sobre la propagación inicial del Covid-19 en China han desaparecido o fallecido en misteriosas circunstancias.

El primero de enero de 2020, una investigación realizada por científicos chinos publicada en The Lancet, mostró que el primer paciente conocido con Covid-19 no tenía conexión alguna con el ‘mercado húmedo’ de animales salvajes de Wuhan, donde supuesta y oficialmente, acorde con el Partido Comunista Chino, se originó el virus.

El 14 de enero, dos meses antes de que la OMS declarara el Covid-19 como una pandemia global, esta agencia multilateral publicó un Twitter conforme al cual “las investigaciones preliminares realizadas por las autoridades chinas no han encontrado evidencia clara de transmisión de humano a humano del nuevo coronavirus (Covid-19) identificado en Wuhan, China”.

El 20 de enero, el Ministerio de Salud chino y la OMS aceptaron que la transmisión del Covid-19 era justamente persona a persona.

The Washington Post sostiene que el Covid-19 se originó en el laboratorio del Instituto de Virología de Wuhan como parte de un programa de investigación viral chino y no de un murciélago proveniente del ‘mercado húmedo’ de esta ciudad de once millones de habitantes.

‘El paciente cero’ trabajó en el laboratorio, luego ingresó a la ciudad de Wuhan, donde comenzó el brote del nuevo coronavirus. Según un informe del periodista del Post, Bret Baier, el régimen comunista chino suprimió y modificó datos, destruyó muestras, borró informes preliminares, vedó artículos académicos y ocultó evidencia científica de la transmisión accidental del virus en su primera fase.

De comprobarse lo anterior, China debería responderle al mundo por la pandemia y la recesión económica resultante.

Andrés Espinosa Fenwarth
Miembro del Consejo Directivo del ICP.
andresespinosa@inver10.co

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes